Cómo cultivar lavanda

La lavanda o espliego es un arbusto perenne, con preciosas flores de color morado en forma de espiga. Existen una treintena de variedades de esta planta típica del paisaje mediterráneo, pero la más conocida es la Lavandula officinalis o Lavandula spica.

Su vistosidad y delicado aroma, convierten a la lavanda en la planta decorativa por excelencia. Además, posee numerosos beneficios en el ámbito medicinal y de la cosmética. Rica en taninos, tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Y su principal componente es el aceite esencial, que le otorga su efecto calmante.

Si quieres disfrutar de su belleza y su deliciosa fragancia durante todo el año, no dejes de leer este artículo. Te damos todos los trucos para cultivar lavanda en tu casa, como una auténtica experta.

  1. ¿Cómo cultivar lavanda en maceta?
  2. ¿Cómo cultivar lavanda en casa?
  3. ¿Cómo se cuida la lavanda?
  4. ¿Cómo cultivar lavanda a partir de esquejes?
  5. ¿Cómo cultivar lavanda en el jardín?
  6. ¿Cómo es el riego de la lavanda?
  7. ¿Cómo podar la lavanda?
  8. ¿Cómo cultivar la lavanda en el campo?
  9. ¿Cuáles son los tipos de lavanda?
  10. ¿Cuándo florece la lavanda?
Cómo cultivar lavanda | © Pixabay.com

1

Cómo cultivar lavanda en maceta

La lavanda es la hierba aromática por excelencia. Y no le faltan motivos, cuando está fresca, su vistoso color y su suave fragancia, impregnan todos los rincones. Resulta difícil resistirse a sus encantos. Por eso, si quieres disfrutar de sus beneficios en tu hogar, la mejor opción es cultivarla en una maceta.

Existen dos formas para cultivar la lavanda, a partir de semillas o de esquejes. Las semillas deben colocarse sobre un suelo arenoso y cubrirse ligeramente con una capa de perlita. Los esquejes necesitan un suelo cálido, húmedo y arenoso.

Para cultivar la lavanda en maceta necesitas el contenedor adecuado. Elije uno que tenga muchos agujeros de drenaje y si solo tiene uno o dos, debes perforar algunos más. Además, necesitas la mezcla para macetas ideal, que debe ser arenosa, alcalina y bien drenada.

Nuestro Tip: si buscas la maceta adecuada, en AliExpress encontrarás una variada selección de macetas para cuidar de tu lavanda, a la vez que consigues un toque decorativo en tu hogar.

2

Cómo cultivar lavanda en casa

Gracias a sus propiedades, la lavanda se utiliza como remedio para dolencias físicas y emocionales. Reduce la tensión, el estrés, los dolores musculares y las jaquecas. También es un fantástico repelente de polillas, ahuyenta los insectos y elimina los malos olores.

Así como la lavanda proporciona grandes beneficios a la salud, también necesita grandes cuidados a la hora de plantarse. Estos son los principales pasos que debes seguir para tener flores de lavanda en casa:

  • Utiliza una maceta grande de unos 30 o 40 centímetros de diámetro. Las de barro o terracota son las más recomendables debido a su porosidad.
  • Planta las semillas entre seis y doce semanas antes de que empiece el calor. Es el tiempo que necesitan para germinar y empezar su período de crecimiento.
  • Esparce las semillas sobre la tierra, con una distancia de entre 1,5 y 2,5 centímetros entre ellas y después, cúbrelas con una capa de 0.5 cm de mezcla. De este modo quedarán protegidas, sin quitarles la luz del sol.
  • Llena la maceta con una mezcla para cultivar semillas. Utiliza tierra de suelos ligeros, de arena y con un contenido medio en materia orgánica.
  • Coloca un buen drenaje para evitar encharcamientos, que provoque que las raíces se pudran y pon grava gruesa en la base, para favorecer el filtrado del agua.
  • Ten paciencia, las semillas pueden tardar entre dos semanas y un mes en brotar.
Cómo cultivar lavanda | © Pixabay.com

3

Cómo se cuida la lavanda

Los cuidados de la lavanda en maceta son simplemente tres: la temperatura apropiada, la exposición al sol y el riego adecuado. Lo primero que debes hacer es colocar tu planta de lavanda en un lugar donde reciba pleno sol, al menos durante ocho horas al día y regarla con moderación.

A la lavanda le gusta el calor, por eso, si quieres que tu planta sobreviva un invierno frío, debes buscar el espacio adecuado. La ventaja de cultivar lavanda en maceta, es que la puedes mover, para evitar exponerla a condiciones extremas que resulten peligrosas para la planta.

Cuando la temperatura comience a bajar, coloca tu maceta delante de una ventana, para que reciba pleno sol. Y si es verano y hace mucho calor, lo más indicado es situar la lavanda en un lugar donde reciba sol por la mañana y sombra por la tarde y a mediodía.

4

Cómo cultivar lavanda a partir de esquejes

La planta de lavanda es una de las plantas más hermosas y aromáticas que puedes cultivar, por eso te queremos mostrar cómo hacerlo a partir de esquejes. Cultivar la lavanda a partir de semillas es más delicado, pero una vez que lo tienes, ¡cultivar a través de esquejes resulta muy fácil!

Lo primero que debes hacer es cortar los tallos, es importante que uses un cuchillo afilado, para cortar tallos de 3 a 4 centímetros. Asegúrate de que no tengan brotes y el color se vea saludable. Después, planta los esquejes en una maceta o contenedor, con tierra de calidad y un buen drenaje.

Coloca la maceta en una zona soleada y riega los esquejes con regularidad. Una vez a la semana, fertiliza con un fertilizante orgánico para flores y asegúrate de que el suelo se mantiene húmedo, sin regar en exceso la planta. En aproximadamente dos meses, tus esquejes se convertirán en bellas flores perfumadas.

5

Cómo cultivar lavanda en el jardín

Para cultivar lavanda en tu jardín, debes buscar un lugar con unas condiciones de sol directo y espacio suficiente para el desarrollo de la planta adulta. Cava un agujero y añade una capa de sustrato con un pH alto, en torno a 7 y bien drenado, por ejemplo con tierra y arena de río.

Llena el hoyo con agua y espera a que se filtre. Después, coloca la planta en el hueco, mezcla con el sustrato y presiona bien para que la tierra se asiente. Si las condiciones son secas, riega el suelo alrededor de la planta sin encharcarlo. Vigila la planta durante las primeras semanas, controlando la humedad de la tierra.

Nuestro Tip: Si quieres que tu planta conserve la humedad adecuada, la forma más cómoda es instalar un sistema de riego en tu jardín. En eBay encontrarás diferentes modelos, para que tu planta crezca fuerte y sana, mientras ahorras en tu consumo de agua.

Cómo cultivar lavanda | © Pixabay.com

6

Cómo es el riego de la lavanda

La lavanda es una planta fácil de cuidar, en lo referente al riego. Cuando la planta se encuentra en una maceta, necesita riego regular, una vez a la semana o cada diez días, sobretodo en época de calor. Durante el invierno, época de inactividad de la planta, puedes espaciar más los riegos.

Si la planta se encuentra en el exterior, debe recibir riego moderado durante los meses de crecimiento. El riego más indicado para este tipo de planta es el gota a gota. Debe descartarse siempre el riego por aspersión, ya que la planta podría desarrollar hongos y enfermedades. Si recibe agua de la lluvia, la tierra debe drenar bien, para que no se encharque.

En plantaciones extensas, la lavanda puede aguantar la ausencia de agua y tolerar la época de lluvias, siempre que no superen los 300 ml anuales. Solamente requerirá riego, en el momento en que se plantan los esquejes y durante el tiempo en que se forman las raíces.

7

Cómo podar la lavanda

Debes saber que la poda se puede llevar a cabo a principios de primavera o en otoño, siempre antes y después de la época de crecimiento de la planta. La poda se limita a mantener la forma y el aspecto deseados. Siempre que sea posible, no debes podar la lavanda más de su tamaño inicial. Después de la poda, la planta se verá pobre, pero pronto aparecerán nuevos brotes.

Parte del cuidado necesario de la planta, pasa por eliminar las flores marchitas que tenga. De este modo conseguirás dos objetivos, por un lado prevenir la aparición de hongos y enfermedades y por otro, favorecer el crecimiento de nuevas flores.

Los tallos que quedan después de la poda los puedes utilizar como esquejes y así obtener nuevas plantas. También puedes crear bolsas de olor, dejando secar las hojas y flores, colocándolas después en bolsitas. ¡Llenarás tu casa de una agradable fragancia!

Cómo cultivar lavanda | © Pixabay.com

8

Cómo cultivar la lavanda en el campo

El cultivo de lavanda para obtener flores frescas o secas y aceite esencial se encuentra en auge en los últimos años. La lavanda es una planta resistente, que puede crecer en casi cualquier suelo bien drenado. El promedio de vida de las plantas de lavanda sanas y productivas se estima en torno a doce años.

Las claves para el cultivo de la lavanda, son una adecuada preparación del suelo y seguir en tiempo y forma las labores que demanda. Como son la plantación, la fertilización, el riego o desmalezado y el proceso adecuado de la cosecha, que comprende el corte, el oreado y la recolección.

Una vez que se realiza este último paso, los principales canales mediante los que se comercializa la lavanda son la industria química, la industria farmacéutica, los grandes acopiadores, las herboristerías y las perfumerías.

9

Cuáles son los tipos de lavanda

Existen muchos tipos de lavanda, algunos con características parecidas y otros, con detalles que los hacen especiales. El género de la lavanda es la lavándula y hay unas sesenta especies distintas repartidas por todo el mundo, sobretodo en el Mediterráneo.

Lavandula angustifolia o lavanda fina

Es la más famosa en su especie y se considera la mejor para elaborar aceites esenciales, beneficiosos para conciliar el sueño, curar heridas, aliviar los síntomas del resfriado, eliminar piojos o curar quemaduras. Crece hasta 1,3 metros y tiene flores lila agrupadas.

Lavanda stoechas o cantueso

Es la especie preferida para los amantes de las flores. Es la que tiene la flor más grande y también contiene propiedades medicinales tales como bajar la fiebre, aliviar el resfriado, es digestiva y cicatriza las heridas. Sus flores se apiñan en forma de espigas de color violeta o lila rojizo.

Lavandula latifolia

Es originaria de España y su aceite esencial es excelente para repeler bacterias, así que se usa para curar heridas, quemaduras y picaduras. Tiene hojas largas y estrechas, de un color azul-violáceo muy característico.

10

Cuándo florece la lavanda

La época de floración de la lavanda se encuentra muy influenciada por el clima del lugar donde se encuentre. La lavanda puede florecer desde la primavera hasta mediados del verano. Normalmente el frío y las lluvias, retrasan la floración, mientras que el calor y la sequía la adelantan.

Si el invierno ha sido frío y no ha podido brotar hasta bien avanzada la primavera, la floración será más tardía. Lo habitual en estas condiciones es que florezca entrado el verano, en el mes de julio. Esta suele ser la fecha de floración que se da en el centro de la Península, como en los preciosos campos de lavanda de Brihuega.

En cambio, si el invierno ha sido suave, la brotación se producirá a principios de primavera y la floración, en la segunda mitad de la primavera y principios del verano. En las zonas templadas de influencia marítima, puede comenzar en estas fechas, aunque lo habitual es que lo haga desde junio hasta agosto.

Comentarios
  • como empezar a comer sano de apoco como empezar a comer sano de apoco dice:

    Muchas gracias x la información. me sera muy util.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *