Cómo elegir almohada

Si has llegado hasta aquí es porque ahora tienes la necesidad de renovarla, ¿no es así? Descansar correctamente debe de estar por encima de tus prioridades y por esto es tan importante que lo hagas tanto en una buena cama con un colchón reconfortante, como con una buena almohada. Pero no te engañes; no sirve cualquiera. ¿Te gustaría saber algunos consejos para elegir la almohada perfecta? Seguro que te encantan y te parecen muy útiles. En el caso de que sea así, ¡no dejes de leer!

  1. Tipos de almohadas
  2. Elegir una buena almohada
  3. Cómo elegir almohada cervical
  4. Elegir una almohada para dormir de lado
  5. Elegir una almohada para dormir boca abajo
  6. Cómo cuidar tu almohada
  7. Cómo mantener la almohada fría
  8. Elegir una almohada para niños
Cómo elegir almohada | © Dreamstime.com

1

Tipos de almohadas

No todas son iguales y tienen las mismas funcionalidades; según el descanso que estés buscando y sobre todo la postura en la que duermas, necesitarás un tipo de almohada u otro. ¿Cuál el tuya?

  • Almohadas de gel: Sin duda, una de las últimas tendencias y una de las opciones más recomendables para las personas calurosas. Te aportarán frescura gracias a una fina capa de gel, haciendo que el descanso sea mucho más placentero.
  • Almohadas viscoelásticas: La alternativa más común, ya que se adapta a cualquier tipo de forma. Están fabricadas con espuma viscoelástica, un material ultra suave para ayudarte también a dormir mejor.
  • Almohadas cervicales: Como su propio nombre indica, están pensadas para aliviar problemas cervicales. Será perfecta para ti si sueles dormir hacia arriba, aunque también puedes hacerlo de lado.
  • Almohadas de plumas: La opción más natural de todas, ya que su material no es otro que… ¡plumas! Son cojines muy suaves al tacto y además muy duraderas. En definitiva, toda una buena inversión.
  • Almohadas de látex: Muy naturales también, especialmente recomendables si sufres alergias y necesitas recuperar firmeza en tu cuerpo, ya que estas te ofrecen un descanso verdadero.
2

Elegir una buena almohada

Apostamos lo que sea a que no sabías que existían tantos tipos de almohadas… ¿o sí? Una vez que tengas eso claro, te aconsejamos hacerte algunas preguntas para elegir la más adecuada. ¡Ahí van!

  • ¿De qué lado sueles dormir? Si tiendes a hacerlo más de costado, tu elección debería ser por ejemplo una almohada viscoelástica. Se adaptará a todo tipo de posturas, aunque también puedes usar otras opciones como de plumas o de gel.
  • Si por el contrario, duermes boca arriba mirando al techo porque te sientes más cómodo/a y además sufres de problemas de cuello… ¡No busques más! En ese caso necesitas una almohada cervical, que te ayudará a relajarte y descargar cualquier tipo de tensión.
  • ¿Sudas o pasas calor por las noches? Entonces, consigue una almohada de gel.
  • ¿Tienes alergia a algún material? Identifica cuál y decántate por opciones más naturales, como una almohada de plumas.
3

Cómo elegir almohada cervical

Lo primero que te aconsejamos antes de comprarte tu almohada es que la pruebes, una y otra vez, para que estés seguro/a de tu elección. Tenemos algunos trucos extra que te ayudarán a elegir la tuya:

  • Sueles dormir hacia arriba… ¿verdad? Entonces sí, ¡necesitas una almohada cervical!
  • Ten en cuenta siempre tu tamaño corporal; de esta forma, nunca elijas una más pequeña que la anchura de tus hombros.
  • En caso de que sufras demasiado dolor en esa zona y no quieras que sea tan baja, puedes añadir una toalla enrollada debajo para ganar algo de altura (sobre todo si duermes de lado).
  • Utiliza una almohada de herradura o con forma de C cuando te sientes en el sofá o cuando hagas viajes largos. ¡Te ayudará después a dormir mejor!
Cómo elegir almohada | © Dreamstime.com

4

Elegir una almohada para dormir de lado

Para un mayor descanso, nosotros te recomendamos que duermas siempre en posición fetal y te acuestes de lado. Sin duda, lo notarás después al despertarte. Elige entonces una almohada con estas características:

  • Procura que sea lo suficientemente gruesa.
  • Tu almohada ideal será menos blanda y algo más rígida, para que el peso de tu cabeza se adapte a ella perfectamente.
  • ¿Nuestro consejo? Consigue una almohada fabricada con materiales de relleno de látex o, en su defecto, una almohada viscolástica.

Una vez que la hayas elegido, cuídala bien para conservarla en un mejor estado. ¿Quieres saber cómo puedes conservar tu almohada durante más tiempo? ¡Sigue leyendo!

5

Elegir una almohada para dormir boca abajo

Si sueles dormir por la noche de esta manera, ten en cuenta que puede que al día siguiente te duela algo más el cuerpo, pero si a ti te viene bien… ¡no dejes de hacerlo!

¿Cómo elegir la mejor almohada para dormir boca abajo? Ten en cuenta estos tips:

  • Ante todo comodidad y confort, por lo que elige un diseño ergonómico. Nosotros te proponemos estos modelos de Colchonexpres.
  • Te aconsejamos que pruebes siempre antes tu almohada en la tienda y, si es posible, en la misma postura que duermes normalmente.
  • Intenta que sea bastante fina, ya que se adaptará mejor a tu cabeza.
  • ¿Sigues sufriendo dolores en esta posición? Coloca un cojín debajo de la pelvis y te ayudará bastante a neutralizar el peso de tu columna y a relajarte más.
Cómo elegir almohada | © Dreamstime.com

6

Cómo cuidar tu almohada

No solo tienes que elegir una correcta almohada; también tienes que cuidarla. ¿Cómo? ¡Anota estos consejos!

  • Con una funda de protección.
  • Simplemente dale la vuelta de vez en cuando; así también notarás una mayor sensación de frescura y descansarás mucho mejor.
  • Ventila tu almohada abriendo las ventanas, al mismo tiempo que haces tu habitación.
  • Además sacúdela y así también eliminarás los restos de suciedad de la noche anterior.

Si quieres que te dure mucho más tiempo, lava tu accesorio de cama a menudo. Ten en cuenta que con un par de veces al año bastará y será suficiente. Te aconsejamos que lo hagas a mano.

7

Cómo mantener la almohada fría

¿A quién no le gusta sentir esa sensación de frescor? Llega el verano y, con ello, el calor, la humedad…. y le das la vuelta a tu almohada. Lo haces una y otra vez.

Sabes perfectamente que eso te relajará al instante pero, ¿es suficiente? Así mantendrás tu almohada fría, pero también lo harás con estos trucos ¡Te encantarán!

  • Consigue una almohada de gel como estas de Colchones.es, ya que su fina capa hará que te sientas como en una nube.
  • Siempre puedes enfriar una almohadilla más pequeña en el congelador y colocarla después en tu cama. De esta forma, con un par de minutos enfriándose bastará.
  • Puedes ponerlo debajo o, también, introducirlo dentro de tu funda de almohada, conservándola fría por más tiempo.
8

Elegir una almohada para niños

Los más pequeños también necesitan el mejor descanso posible. Si te estás preguntando cómo debe ser la almohada para un niño, ¡sigue leyendo!

  • Que nunca sea más pequeña que la medida de sus hombros (lo más habitual es que sea de 30 x 40 cm)
  • Los niños deberán usar almohada a partir de 2 años y nunca antes.
  • Te recomendamos también que sea suave y que se adapte perfectamente a su textura corporal. Si no tienes claro qué tipo de almohada escoger, apuesta por una viscolástica.
  • ¿Viene con doble funda? Mucho mejor.

No te olvides de que sea bastante baja, ya que de lo contrario les puede parecer incómoda y además es esencial para el correcto desarrollo de sus huesos y de su columna.

¿Ya sabes qué almohada vas a elegir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *