Cómo preparar yogurt casero

Las recetas caseras cada vez están triunfando más, ya sea para preparar postres, meriendas, desayunos o para consumir cuando tú quieras. Sin duda, aprender cómo elaborar tu propio yogurt es una de las alternativas más populares, ya que es una mezcla deliciosa y nutritiva, mucho más que cualquiera que puedas conseguir en tu supermercado. Además, no es tan difícil de preparar como parece. ¿Quieres saber cómo hacerlo más rápido? Sigue leyendo y no pierdas detalle.

  1. Propiedades del yogurt casero
  2. Cómo hacer yogurt casero fácil
  3. Hacer yogurt casero con yogurtera
  4. Cómo hacer el mejor yogurt casero
  5. Preparar yogurt casero de sabores
  6. Cómo preparar yogurt casero con frutas
  7. Hacer yogurt casero con Thermomix
  8. Hacer yogurt casero con kéfir
  9. Hacer yogurt casero con chocolate
  10. Cómo hacer helado de yogurt casero
  11. Cómo se endulza el yogurt casero
  12. Conservar yogurt casero natural
Cómo preparar yogurt casero | © Dreamstime.com

1

Propiedades del yogurt casero

El yogurt es un producto lácteo, el cual necesita ser fermentado previamente para su proceso correcto de elaboración.

Se trata de un alimento ideal para añadir a cualquier dieta alimenticia, ya que aporta a nuestro cuerpo gran cantidad de vitaminas A y D, y minerales como el calcio, el fósforo y el potasio, entre otros.

Es una fuente muy rica en proteínas que ayuda, además, a combatir las infecciones de nuestro organismo. De esta manera, aumenta las defensas y refuerza el sistema inmunitario.

También regula nuestro tránsito intestinal y contiene mucha menos lactosa que la leche, por lo que un yogurt es más fácil de metabolizar.

Este lácteo es muy beneficioso para no contraer enfermedades en las encías y el mal aliento, según varios estudios. Así que puede que incluso te ahorres algunas visitas al dentista.

Se ha demostrado que consumir un yogurt todos los días favorece el antienvejecimiento y alarga tu vida, por lo que, ¿qué más necesitas para empezar a prepararlo en casa?

2

Cómo hacer yogurt casero fácil

El proceso es muy sencillo y económico, sin necesidad de prepararlo con ningún robot de cocina. Tendrás que crear el ambiente perfecto para dejar que fermenten cómodamente sus bacterias y, sobre todo, estar pendiente del tiempo. Para tu receta de yogurt casero necesitarás los siguientes ingredientes:

Ingredientes

  • 1 litro de leche 
  • 200 g de yogurt natural (1 unidad)
  • 1 cucharada pequeña de azúcar o miel

Empieza calentando la leche en un cazo a fuego medio sin llegar a hervirla del todo, a unos 80 grados, durante algunos minutos. Así, conseguirás que el proceso de fermentación empiece antes.

Después, introduce este ingrediente en un cuenco hasta que la temperatura descienda a los 45 grados. Para ello te recomendamos estos termómetros de cocina de eBay, con los que será más fácil controlarlo.

Ve añadiendo el yogurt al mismo tiempo que remueves bien toda la mezcla para que no se formen grumos. Déjala reposar y luego guárdala en tarros herméticos de cristal bien cerrados. 

El último paso a seguir es colocar los frascos en un sitio adecuado. Nosotros te recomendamos dejarlos bien tapados en tu horno, por ejemplo, ya que es un sitio cálido donde se conservarán muy bien.

También puedes envolverlos con una toalla o un paño de cocina y colocarlos en otro lugar de tu casa, que tenga una temperatura parecida. En unas 10-12 horas tendrás tu postre casero listo.

Cómo preparar yogurt casero | © Dreamstime.com

3

Hacer yogurt casero con yogurtera

Gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías, una yogurtera puede facilitarle bastante el trabajo. Con este robot de cocina podrás elaborar yogures más rápidamente.

En caso de que no dispongas todavía de una, te recomendamos invertir en la mejor. Por ejemplo, con las yogurteras de AliExpress conseguirás muy buenos resultados. Algunas cuentan, además, con función multi-usos y te permitirán hacer una infinidad de postres, como flanes o quesos.

Para su elaboración, necesitarás la misma cantidad de ingredientes que te hemos sugerido si lo haces de forma tradicional. Puedes echarle algo más de leche en caso de que el resultado te guste más cremoso. 

Empieza también calentando este ingrediente y luego mézclalo con el yogurt como te hemos explicado. Cuando lo tengas preparado, llena los tarros de la yogurtera con la crema.

Programa su temperatura a unos 40 grados y deja que el yogurt se elabore sólo. La máquina se encargará de proporcionarle ese calor a tu mezcla durante unas 6 u 8 horas, tiempo necesario para su fermentación.

Cuando termine, deja los tarros enfriar a temperatura ambiente. Luego tápalos muy bien e introdúcelos en el frigorífico. Tras un par de horas conseguirás una textura mucho más consistente.

Para tenerlo listo para tu desayuno, prepáralo el día anterior y deja que tu yogurtera funcione toda la noche. La mayoría incluye sus propios tarros, por lo que es mucho más cómodo. No te olvides de limpiar perfectamente tu robot de cocina después de su uso.

4

Cómo hacer el mejor yogurt casero

Lo primero que te recomendamos al elaborar tu receta casera para tener el éxito asegurado, es que elijas la mejor leche. 

Ten en cuenta que tiene que ser lo más fresca posible para que la mezcla quede natural. Nuestro consejo es que utilices leche entera de animal o, en su defecto, leche vegetal, aunque la textura no quedará tan consistente. 

La leche fresca no destruye el valor de las vitaminas, por lo que es mucho más sana para elaborar tu yogurt casero que el típico leche de brick. Así, este cuajará adecuadamente y seguirá conservando cada una de sus propiedades. 

Elige el fermento adecuado: un yogurt bio sin azúcar y sin conservantes, que entre sus ingredientes contenga leche y fermentos activos. La opción ideal sería, sin duda, yogurt natural industrial aunque es más difícil de conseguir.

La temperatura tiene que ser la que te hemos recomendado, sino corres el riesgo de que el yogurt no se elabore correctamente o que el resultado sea demasiado líquido.

5

Preparar yogurt casero de sabores

También puedes hacer yogurt natural de tu sabor favorito. Utilizar una yogurtera te ahorrará bastante tiempo, aunque puedes preparar la mezcla sin ella.

El proceso es bastante sencillo, pues simplemente tendrás que añadir algún saborizante cuando estés calentando la leche. Nosotros te aconsejamos agregar especias como vainilla o canela, que sin duda le darán un toque único.

De la misma manera, podrías incluir en tu receta la corteza de algunos alimentos como la manzana o el limón. Estos le aportarán el sabor propio de la fruta.

Si te gustan otro tipo de ingredientes, siempre puedes añadirle a tu yogurt cacao puro. Sin duda una opción bastante deliciosa, ¿no? 

Puedes probar a introducir hierbas aromáticas, si lo prefieres. Con solo echar algunas hojas de menta o hierbabuena notarás el sabor.

Otra manera de preparar tu yogurt de sabores es añadir, por ejemplo, mermelada, y si es casera mucho mejor. En este caso tendrás que agregar un par de cucharas a tu frasco. Después introduce la mezcla, déjalo reposar y… ¡listo para servir!

Además, puedes hacerlo con miel y nueces. Simplemente añade miel en vez de mermelada y, cuando tengas listo el yogurt, echa por encima el topping. Imagínate el resultado.

Cómo preparar yogurt casero | © Dreamstime.com

6

Cómo preparar yogurt casero con frutas

Te recomendamos que incluyas en tu receta el sabor de algunas frutas y, si puede ser, frescas y de temporada. Para ello, debes licuar estos ingredientes. Las licuadoras de Taurus, sin duda, son las mejores.

Es muy importante que cuezas antes la fruta para evitar que su acidez corte la leche. Una vez, hayas seguido este paso procede a colar los trozos. No los dejes reposar, ya que en crudo no duran mucho tiempo.

Añade tu yogurt casero y deja la mezcla en un lugar cálido durante las 12 horas que te hemos sugerido. Después, mete los frascos en la nevera y listo para servir. Algunas frutas exóticas como el maracuyá le aportarán un sabor bastante auténtico.

Sirve también los trozos cortados para decorar el resultado final. La mezcla a parte de estar deliciosa, será muy nutritiva. Te proponemos agregar ingredientes como la piña o frutos rojos, como las fresas o las moras.

Si te consideras un/a fanático/a de los arándanos como nosotros, puedes añadírselos a tu yogurt casero junto con miel y semillas de granola casera. Esto le dará una textura mucho más crujiente.

7

Hacer yogurt casero con Thermomix

Preparar esta mezcla tan deliciosa también es posible con tu Thermomix, lo que seguramente te resulte mucho más cómodo.

Una vez hayas reunido los ingredientes, vierte el litro de leche en el recipiente de tu robot de cocina y añádele, además, dos cucharadas extra de la misma pero en polvo.

Configura durante 4 minutos a una temperatura de 80 grados y la velocidad de 2 ½. Después, agrega el yogurt y programa a velocidad 2 durante apenas unos 10 segundos para que se junte todo bien. Como resultado obtendrás la base de la crema.

Después, almacénala en tu Thermomix o en un sitio cálido bien tapada durante unas 6 horas más o menos a una temperatura de 45 grados, para que fermente bien. 

Te aconsejamos que cuando la retires la llenes en un frasco de cristal, si la has dejado en tu máquina. Deja enfriar la mezcla en la nevera el tiempo que consideres y… ¡listo!

Cómo preparar yogurt casero | © Dreamstime.com

8

Hacer yogurt casero con kéfir

El kéfir es una bebida cremosa fermentada a través de unas bacterias, que aporta fuerzas al organismo y activa tus defensas. Esta especie de yogurt líquido también es muy beneficioso para nuestro sistema digestivo.

Una de las recetas que podrías incluir en tu dieta es elaborar yogurt con esta crema. El sabor, sin duda, será mucho más sabroso.

Para su proceso necesitarás unas tres cucharadas de nódulos de kéfir que sustituirás en vez del yogurt, más un litro de leche. Puedes añadir la cantidad que quieras en función del resultado que desees.

Cuando reúnas los ingredientes, introduce este alimento en un tarro de cristal. Después, añade la leche al frasco y tápalo bien. Déjalo en un lugar bien cerrado y alejado de la luz del sol para que fermente correctamente.

Tras 24 horas destápalo y remueve bien tu mezcla. Te recomendamos que utilices utensilios de madera. Separa con un colador el yogurt del hongo de kéfir, y guarda tu mezcla en la nevera. En algunas horas la tendrás lista para servir.

Puedes almacenarla incluso durante varios días si la tapas bien. Sírve tu yogurt casero con kéfir acompañando cereales o prueba a hacer algún batido para desayunar. El resultado te volverá loco/a.

9

Hacer yogurt casero de chocolate

Otra de las opciones que te sugerimos para preparar esta mezcla casera de forma saludable es hacerlo con chocolate. ¿Saludable? Sí, has leído bien.

Simplemente tendrás que conseguir cacao en polvo, cuanto más puro y sin azúcar mejor. Este ingrediente si se consume adecuadamente puede aportar bastantes beneficios a tu organismo.

Además de regular la tensión arterial, es un alimento que ayuda a perder peso y a estar de mejor humor, siendo delicioso al mismo tiempo. En definitiva, toda una maravilla.

También podrías utilizar Nesquik o Colacao, que será lo que tengas más a mano, pero nosotros te recomendamos cacao puro.

De esta forma, una vez que hayas calentado la leche y mezclado con el yogurt comprobando la temperatura, agrega unas seis cucharadas aproximadamente de este ingrediente.

Si quieres una textura más consistente, añade también alguna cucharada de leche en polvo. Mezcla bien todo y déjalo reposar en tu yogurtera durante unas cuantas horas. Si no, busca un sitio cálido y tápalo. Después déjalo enfriar en tu nevera.

10

Cómo hacer helado de yogurt casero

¿Helado y yogurt? Seguro que ya te estás imaginando el postre, y no es de extrañar. Te aseguramos que no existe nada mejor.

Para su elaboración, no necesitarás más que tu ingrediente fermentado, para que sea lo más natural posible, y una cuchara de tu edulcorante favorito. Nosotros te recomendamos mezclar el yogurt con miel.

Lo mejor de todo es lo sencillo que es. Simplemente añade todos los ingredientes en tu vaso de la batidora y júntalo todo hasta conseguir una textura homogénea.

El siguiente paso es introducirlo en un recipiente y meterlo directamente al congelador, donde tendrá que reposar durante al menos 20 minutos para que se enfríe bien.

Después ya podrás disfrutar de tu helado de yogurt y acompañarlo con tu topping preferido. ¡A nosotros nos encantan las frutas!

Cómo preparar yogurt casero | © Dreamstime.com

11

Cómo se endulza el yogurt casero

Seguramente te interese cómo darle un sabor mucho más dulce. En ese caso, te proponemos utilizar un edulcorante específico para ello como, por ejemplo, la stevia o estevia.

Se trata de una planta procedente de América latina (en concreto de Paraguay) que se usa para endulzar todo tipo de bebidas y postres. También aporta, incluso, propiedades medicinales.

Posee una infinidad de ventajas respecto a la propia azúcar, principalmente porque no contiene carbohidratos. También permite a las personas con diabetes poder disfrutar de alimentos dulces, ya que no es perjudicial para los niveles de glucosa en la sangre. 

Para un mejor resultado, te aconsejamos endulzar tu mezcla casera justo antes de consumirla. De esta forma solo tendrás que añadir algunas hojas de este ingrediente. El sabor final te encantará.

Otra forma de endulzar tu yogurt casero es añadiendo azúcar o miel a la leche antes de mezclarla con el fermento. Sin embargo, nosotros te proponemos usar estevia.

12

Conservar yogurt casero natural

Para almacenarlo en condiciones óptimas en el frigorífico te aconsejamos, por ejemplo, utilizar unos frascos de cristal totalmente hérmeticos, en vez de plástico. 

Así, conservarás mejor el sabor y la textura de tu yogurt casero quedará mucho más auténtica. Lo mejor es que son muy cómodos de lavar y puedes volver a utilizarlos las veces que quieras.

Ten en cuenta que puede llegar a durar en frío algo más de una semana, por lo que no lo consumas después de ese tiempo. Consérvalo muy bien y sigue exactamente todos los pasos.

Te recomendamos que dejes tu mezcla en el fondo de la nevera, donde se conserva mejor el frío. Al abrir el frigorífico, las variaciones de temperatura pueden influir en su proceso.

Siempre puedes congelarlo para preparar, por ejemplo, tartas o bizcochos con yogurt, o disfrutar simplemente de helado de yogurt casero cuando te apetezca.

Para ello, puedes utilizar una bolsa de plástico bien hermética y envolverlo bien. De esta manera, tu postre durará congelado hasta un par de meses.

Una vez que lo descongeles podrás disfrutar de tu yogurt casero. Acomódate en tu sofá y acompáñalo con el topping que más te guste junto con tu serie favorita. La experiencia será inigualable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *