Cómo cultivar lechugas

La lechuga, hortaliza de hoja verde originaria de Asia, se alza como uno de los alimentos por excelencia en la dieta mediterránea. Gracias a la multitud de variedades existentes, así como el prolífero cultivo en invernaderos, se trata de un producto que puedes consumir durante todo el año. Si quieres disfrutar de este alimento de manera propia y natural para alegrar tus platos, estás en el lugar adecuado, ya que te vamos a explicar paso a paso todos los detalles, consejos e información útil que necesitas conocer para comprender a la perfección cómo cultivar lechugas en diversos escenarios, las condiciones ideales y sus principales propiedades.

  1. Cómo cultivar lechugas
  2. Cuáles son las condiciones para cultivar lechugas
  3. Cuándo cultivar lechugas
  4. Cómo cultivar lechugas en macetas
  5. Cómo cultivar lechugas en invierno
  6. Cómo cultivar lechugas en agua
  7. Cómo cultivar lechugas hidropónicas
  8. Cómo cultivar lechuga romana
  9. Cómo cultivar lechuga iceberg
  10. Cuáles son las propiedades de las lechugas
Cómo cultivar lechugas | © Pixabay.com

1

Cómo cultivar lechugas

En caso de que tengas intención de cultivar por primera vez lechugas, te adelantamos que es un cultivo ideal para principiantes, puesto de que no necesita de unos cuidados exigentes.

El cultivo de lechugas se puede realizar mediante un semillero o mediante siembra directa, aunque nosotros te recomendamos la primera opción, ya que podrás optimizar el rendimiento de las semillas.

En primer lugar, deberás conseguir semillas de lechuga de cierta calidad para obtener un buen cultivo. En este sentido, te aconsejamos que eches un vistazo a las semillas de lechuga de eBay, ya que disponen de una gran variedad y precios bastantes económicos.

En segundo lugar, tendrás que hacer un agujero de un poco menos de 1 centímetro en el sustrato del semillero, con el objetivo de introducir una semilla en él. Posteriormente, deberás cubrirlo con la mezcla y regar.

Nuestro consejo es que trates, en la medida en que te sea posible, de humedecer bien la mezcla antes de ponerte a plantar para que se mantenga húmeda durante los primeros días, pero sin llegar a encharcarlo completamente.

En menos de una semana, siguiendo estos pasos, lograrás resultados y podrás ver cómo empiezan a brotar las plántulas. En cuanto observes que disponen de su segundo par de hojas, será el momento de trasplantarlas.

Para trasplantar tus lechugas al lugar definitivo, tienes varias opciones disponibles: en el huerto, en el jardín e incluso en una maceta grande, por lo que elije la opción que más se ajuste a los recursos de los que dispones.

2

Cuáles son las condiciones para cultivar lechugas

A continuación, vamos a incidir sobre las condiciones ideales para cultivar lechugas, así que presta atención y apunta todo, ya que son consejos fáciles y sencillos de utilizar. Como se ha comentado con anterioridad, se trata de un cultivo que no requiere de muchos cuidados.

En las primeras etapas de cultivo, es fundamental que el suelo se mantenga húmedo, pero sin llegar a encharcarse, ya que si las lechugas reciben agua en exceso, corren el riesgo de enfermar o sufrir plagas que inutilizarían tu cultivo.

Al tratarse de un alimento que necesita de un ambiente eminentemente fresco y húmedo, sería ideal que las lechugas se encontrasen en una zona de sombra, en la que el sol no le diera directamente.

Esto se debe al hecho de que, si dejas tus lechugas en una zona en la que estén expuestas directamente al sol, en caso de que se produzcan días de clima caluroso, podrían acabar con tus lechugas y con todo el trabajo realizado.

Respecto al suelo o sustrato, es fundamental que cuente con una capacidad óptima de drenaje y disponga de riqueza en nutrientes, para lo cual puedes usar hummus. No obstante, nosotros te recomendamos que eches un vistazo al sustrato universal de Planeta Huerto, ya que es de excelsa calidad y dispone de un precio bastante asequible.

Por último, debes saber que se trata de un cultivo con fácil adaptación a los recipientes. Además, si logras combinar distintas variedades de lechuga, podrás tener una cosecha ingente durante todo el año.

Cómo cultivar lechugas | © Pixabay.com

3

Cuándo cultivar lechugas

Respecto a la época ideal para cultivar lechugas, debes saber que se pueden plantar en todas las estaciones del año, incluso en invierno, en aquellos supuestos en los que se trate de zonas que dispongan de climas templados.

Para obtener lechugas de invierno, deberás sembrar directamente en la tierra a principios de otoño. Por su parte, la lechugas de primavera se germinan a finales de invierno, con el objetivo de trasplantar a finales de primavera.

Asimismo, las lechugas de otoño y verano deben sembrare de manera directa aproximadamente 8 meses antes de proceder a su consumición.

Respecto a la cosecha de la lechuga, debes tener en cuenta que puede efectuarse durante un período amplio de tiempo. Es decir, podrás optar entre aquellas que sean pequeñas o esperar a que alcancen su máximo tamaño.

Nosotros te aconsejamos que no las dejes madurar demasiado, puesto que en ese escenario comenzarán a amargarse y no podrás darles uso.

Lo ideal es tratar de plantar las lechugas de forma escalonada, con el objetivo de que puedas disfrutar de tus propias lechugas frescas y naturales durante todo el año.

4

Cómo cultivar lechugas en macetas

Una alternativa bastante atractiva, económica y sencilla es la de cultivar lechugas en macetas, pudiendo elegir entre espacios como terrazas, balcones, mesas de cultivo o patios, por lo que presta atención y apunta todo.

En primer lugar, deberás contar con una maceta. Para ello, te recomendamos que te fijes en las macetas de AliExpress, ya que disponen de una gran variedad y precios bastante competitivos.

En segundo lugar, debes dejar las semillas remojadas en agua 24 horas antes de su cultivo. Posteriormente, deberás sembrar las semillas en semilleros que dispongan del doble de profundidad respecto al grosor de las semillas.

En tercer lugar, tendrás que presionar de manera ligera y regar con cuidado, manteniendo la tierra en un estado húmedo para favorecer la germinación.

En cuarto lugar, cuando observes que las plántulas han alcanzado una altura de aproximadamente de 10cm, ya podrás trasplantar tus lechugas.

Asimismo, debes tener en cuenta la temperatura. Lo ideal se encuentra en torno a los 17 grados. Si mantienes los semilleros a esta temperatura, en apenas dos semanas podrán germinar tus lechugas.

Por último, respecto al sustrato, para favorecer un óptimo drenaje del agua, te recomendamos que en la base del recipiente uses una capa de arena. Después, mezcla una parte de hummus de lombriz con dos partes de tierra y solo te quedará rellenar el resto de tu recipiente con dicha mezcla.

Cómo cultivar lechugas | © Pixabay.com

5

Cómo cultivar lechugas en invierno

Para cultivar lechugas en invierno, tienes que tener en cuenta que existen variedades que se adaptan mejor a climas fríos. Por ejemplo, las lechugas Bibb o las lechugas romanas son más fáciles de cultivar durante la etapa invernal.

Al ser una hortaliza que requiere de poca luz y bajas temperaturas, con el sistema hidropónico podrás obtener grandes resultados sin mucha dificultad.

En primer lugar, deberás colocar la lechuga en tubos de plástico y disponer de una solución nutritiva en las raíces desnudas que resulten. Esta solución se almacena en un depósito y, gracias a una bomba sumergible, podrás bombear dicha solución al extremo de los tubos.

Mediante este sistema, se recirculará de manera constante y repetida la solución nutritiva, permitiendo una oxigenación óptima y una eficacia máxima sin grandes dispendios.

Por último, necesitarás una fracción de agua y nutrientes existentes en la producción del campo. Cuando tengas tus lechugas, te recomendamos que hagas una comparativa con las verduras de ComeFruta, con el objetivo de comprobar si las lechugas que has cultivado son de igual o mayor calidad que las existentes en el mercado.

6

Cómo cultivar lechugas en agua

Sí, has leído bien, se pueden cultivar lechugas en agua, sin necesidad de utilizar tierra en tu propio hogar. Se trata de un proceso muy sencillo, en el que necesitarás pocos elementos que, a continuación, te enumeramos.

Productos

  • Vaso o frasco
  • Tallo de lechuga romana o algún tipo similar
  • Agua

En primer lugar, debes cortar, al menos 7 centímetros, del extremo inferior que se encuentra en el tallo de la variedad de lechuga que vayas a utilizar. Con la finalidad de mantener el tallo elevado y ganar en firmeza, puedes utilizar tres palillos de dientes a modo de trípode en la base de la lechuga.

En segundo lugar, debes poner el tallo junto a un poco de agua en un vaso o bien en un frasco. Es fundamental que compruebes a conciencia que el agua cubre únicamente la base de la lechuga.

Una vez hayas realizado este proceso, te recomendamos que coloques el vaso o el frasco donde pueda recibir luz solar, asegurándote de cambiar de manera diaria el agua, con la finalidad de que no se pudran tus lechugas.

En apenas una semana, te darás cuenta de los resultados y observarás cómo surgen nuevos brotes crecientes en el centro del tallo. Por último, puedes trasplantar tu tallo a una maceta al uso o esperar a que las lechugas sigan creciendo en el agua. ¿Muy sencillo, no? Solo te queda comprobarlo por ti mismo.

7

Cómo cultivar lechugas hidropónicas

El sistema hidropónico se alza como una alternativa bastante atractiva para cultivar lechugas sin mayor dificultad. Asimismo, tiene la ventaja de que puedes cultivar la variedad de lechuga que más te guste, siguiendo unos pasos sencillos.

En primer lugar, puedes usar vasos descartables y ponerlos en posición boca abajo sobre una especie de poliestireno expandido. Asimismo, deberás marcar mediante una fibra y cualquier elemento punzante que tengas a mano y realizar un corte.

Posteriormente, te tocará realizar diversos círculos sobre el poliestireno, con el objetivo de dejar un espacio suficiente entre dichos círculos.

En segundo lugar, debes realizar una especie de orificio en la base de cada uno de los vasos descartables que hayas utilizado. Además, te tocará mezclar los sustratos (perlita, turba y vermiculita) en proporciones iguales.

En tercer lugar, llena los vasos que has utilizado con el sustrato mencionado con anterioridad y ponlos en los agujeros correspondientes. Después, deberás llenar el poliestireno expandido con agua e introducir nutrientes en ella para favorecer su crecimiento.

Por último, deberás utilizar y poner un aireador de pecera y esperar a que pasen unos días para cosechar. Gracias a estos pasos, lograrás la variedad de lechuga que más te guste.

Nuestro consejo es que prepares una ensalada y la acompañes con los vinos de Comprar Bebidas, ya que es un acompañamiento ideal y económico para tus lechugas.

8

Cómo cultivar lechuga romana

La lechuga romana es una de las variedades más ricas y deliciosas. Para su cultivo, te recomendamos que escojas uno de los métodos mencionados con anterioridad. A continuación, te vamos a explicar cuáles las condiciones ideales de cultivo para este tipo de lechuga y una serie de consejos básicos.

Respecto a la luz, debes saber que es una hortaliza que no requiere de muchas horas de sol diarias. Por otro lado, la temperatura ideal para su cultivo es en torno a los 15-25 grados.

En cuanto al suelo, debes saber que es poco exigente. Para evitar la aparición de malas hierbas y disponer de un crecimiento óptimo, te aconsejamos que remuevas el suelo de manera periódica.

Respecto al riego, debe ser frecuente, pero en cantidades pequeñas. Es decir, debe encontrarse en un estado de humedad adecuado, pero sin llegar a encharcarlo.

En caso de que optes por un cultivo en maceta, debes prestar especial atención ya que, en estos escenarios, tiende a la deshidratación, especialmente en verano.

La recolección se produce, aproximadamente, a partir de que transcurran 45 días desde su plantación. Para llevar a efecto la recolección, deberás cortar con un cuchillo por el tronco de la base de la lechuga romana.

9

Cómo cultivar lechuga iceberg

La lechuga iceberg es otra de las variedades más demandas, debido a la sencillez de su consumo, su sabor y la facilidad de producción. Te recomendamos que acudas a apartados anteriores para descubrir el cultivo que mejor se ajuste a tus necesidades. Apunta bien, puesto que te vamos a brindar sencillos consejos para optimizar el rendimiento de tu cultivo.

Respecto a la temperatura ideal, tienes que tener en cuenta que se trata de un tipo de lechuga que se adapta bien a diversos climas. No obstante, la temperatura adecuada es entre 14-18 grados durante el día y entre 4-8 grados durante la noche.

Como se ha comentado con anterioridad, debes saber que requiere de un ambiente húmedo, pero sin llegar a encharcarlo.

Respecto a la iluminación, ten en cuenta que es una lechuga que necesita estar expuesta al sol, sin embargo, no debe estar expuesta a temperaturas altas, ya que podrías tirar por la borda todo el trabajo realizado.

Por último, respecto al suelo, debes tener en cuenta que la lechuga iceberg se adapta bien a cualquier tipo de suelo, aunque lo ideal es dotarle de uno que disponga de buen drenaje.

Cómo cultivar lechugas | © Pixabay.com

10

Cuáles son las propiedades de las lechugas

Una vez explicado las variedades, consejos y claves para realizar todo tipo de cultivos de lechugas, llega el momento de profundizar en las propiedades, beneficios y ventajas que aportan a nuestra salud.

Propiedades de las lechugas

  • Ricas en vitaminas A, E, C, B1, B2 y B3
  • Efectivas frente al estreñimiento
  • Ayudan a combatir la anemia
  • Bajas en calorías
  • Ayudan a tratar el resfriado y el dolor
  • Ayudan a controlar el colesterol alto
  • Ayudan a regular los niveles de azúcar
  • Ayudan en la prevención de la osteoporosis
  • Ayudan en la prevención del cáncer
  • Disminuyen los cólicos menstruales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *