Cómo enseñar divisiones

Uno de los pasos más importantes en la formación académica de los niños es el momento en el que comienzan a comprender las divisiones, cuando indagan sobre esa parte en la que hay que distribuir a partes iguales. Pese a que nos parezca una labor sencilla, has de saber que resulta un paso de importancia notoria en su educación. Si quieres enseñar a dividir a tus hijos y no sabes por dónde empezar, no te preocupes, ya que es lo más habitual y tenemos soluciones pensadas para ti. Te vamos a explicar consejos, trucos e información útil para que te conviertas en un experto en enseñar divisiones a los más pequeños sin morir en el intento. ¡Atento, apunta todo y no dejes de leer!

  1. Cómo enseñar divisiones 
  2. Trucos para enseñar divisiones
  3. Cómo enseñar divisiones de una cifra
  4. Cómo enseñar divisiones de dos cifras
  5. Cómo enseñar divisiones de tres cifras
  6. Cómo enseñar divisiones a niños
  7. Cómo enseñar divisiones a niños de primaria
  8. Cómo enseñar divisiones de manera divertida
Cómo enseñar divisiones | © Dreamstime.com

1

Cómo enseñar divisiones

En primer lugar, has de tener en cuenta que la mejor manera de explicar nociones matemáticas es tratar de mostrar situaciones individualizadas, casos concretos, ya que se entiende mucho mejor que con simples conceptos teóricos.

Asimismo, resulta fundamental que los niños tengan perfectamente interiorizado el funcionamiento y todo el contenido correspondiente a las tablas de multiplicar, puesto que, sin este conocimiento, resulta imposible comprender cómo hacer divisiones.

Una vez tengas en cuenta estos aspectos, lo ideal es que la explicación sea de manera progresiva, poco a poco, para lo cual puedes empezar enseñando a los niños las partes que integran la división y su significado. A continuación, te mostramos los elementos que deben conocer:

  • Dividendo: se refiere a aquel número que se va a dividir.
  • Divisor: hace referencia al número concreto sobre el que se divide el propio dividendo.
  • Cociente: es el resultado que se obtiene de la división.
  • Resto: es la cantidad que sobra una vez realizada la operación.
2

Trucos para enseñar divisiones

Antes de ponernos manos a la obra con el proceso concreto para enseñar divisiones, es necesario destacar una serie de recomendaciones y trucos específicos que te van a permitir lograr éxito en tu tarea.

En primer lugar, has de tener en cuenta que el quid de la cuestión se encuentra en que los niños aprendan de manera autónoma, a la par que desarrollan sus capacidades siendo nosotros sus guías, pero en ningún caso hemos de ser los que les brindemos todas las explicaciones en bandeja sin dejar que ellos piensen por sí mismos.

Para ello, existen determinadas indicaciones que resultan muy útiles. Por ejemplo, se pueden plantear juegos y retos a los niños en los que se premie la constancia. En este sentido, si les das una especie de recompensa por el tiempo dedicado y los objetivos logrados, estarás consiguiendo un incentivo atractivo para que se esfuercen y eviten las distracciones.

Si cada vez que realizan operaciones, ya sea de manera correcta o incorrecta, observas que ponen trabajo y dedicación, trata de favorecer y mejorar su autoestima, pues se generará en los más pequeños un sentimiento de capacidad de lograr aquello que se propongan.

En el supuesto de que se planteen dificultades, no les des la solución de manera directa. Lo ideal es que les aportes una serie de pistas que les permitan estar más cerca de terminar la operación, a la par que puedes mostrar de manera efusiva tu apoyo incondicional.

Si quieres empezar con algo sencillo y didáctico, te aconsejamos que eches un vistazo al Libro de Multiplicaciones y Divisiones de la editorial Usborne, que podrás encontrar a un precio único en Agapea.

3

Cómo enseñar divisiones de una cifra

Una vez hayas tenido en cuenta los conceptos básicos de las divisiones, mencionados en el primer apartado, llegará el momento de entender a la perfección cuál es el método más correcto para enseñar a realizar divisiones de una cifra, con una serie de pasos muy sencillos.

  1. En primer lugar, es necesario coger la primera cifra correspondiente al dividendo. En el supuesto de que la cifra en cuestión sea más pequeña que el propio divisor, tendrás que elegir otra cifra más del dividendo, por lo que presta atención y evita cometer errores.
  2. Posteriormente, habrá que buscar un número que, si es multiplicado por el divisor, nos dé el resultado que corresponde al dividendo. En el caso de que no haya ningún número que coincida, tendrás que buscar aquel resultado menor que se encuentre más próximo al que necesitamos para realizar la operación.
  3. A continuación, has de saber que, el resultado que nos dé al realizar la multiplicación, tiene que ser restado al dividendo.
  4. Después, tocará bajar la siguiente cifra localizada en el dividendo y realizar, de nuevo, los pasos 2 y 3 mencionados.
  5. Por último, cuando observes que no quedan más cifras en el dividendo, el proceso habrá terminado y la división estará hecha.

¡Y ya estaría! No parece muy complicado, ¿no? Te animamos a que sigas estas instrucciones con una serie de ejemplos concretos, ya que el procedimiento se agilizará y será entendido a la perfección.

4

Cómo enseñar divisiones de dos cifras

En caso de que tengas que enseñar divisiones que tengan dos cifras, ten en cuenta que lo ideal es seguir el método de multiplicar el divisor, es decir, utilizar también el mismo proceso que para las divisiones de una cifra.

Básicamente, lo tienes que hacer es multiplicar el divisor correspondiente, con las dos cifras, con el objetivo de conocer cuál es el número que, multiplicado por el divisor, se acerca más a la cantidad que se encuentra en el dividendo. A continuación, te mostramos una serie de pasos sencillos y rápidos para que comprendas a la perfección esta técnica de operar.

  1. En primer lugar, es necesario realizar la tabla del divisor. Es decir, tendrás que multiplicar el divisor por aquellas cifras comprendidas entre el 1 y el 9.
  2. A continuación, será el momento de iniciar la división. Si, por ejemplo, nuestro divisor dispone de dos cifras, tendrás que elegir dos cifras del dividendo. Tip importante: este paso solo lo podrás realizar en los casos en los que estas cifras sean superiores a las del dividendo.
  3. Después, deber buscar un número en la tabla del divisor, que se acerque de manera más próxima a las cifras que correspondan al dividendo que hemos seleccionado, pero sin llegar a pasarnos. Una vez hecho este paso, coloca el número que resulte en el cociente.
  4. Seguidamente, toca multiplicar por el cociente y, realizada esta operación, restar el resultado que te dé a la cantidad que hubieras seleccionado en el dividendo.
  5. Posteriormente, baja la siguiente cifra que toque y, de nuevo, busca en la tabla relativa al divisor aquella cifra que se encuentre más cercana a la cantidad resultante, de nuevo sin pasarnos.
  6. Ahora toca colocar la cifra que corresponda en el propio cociente, con la finalidad de que multipliques otra vez por el resultado, a la par que restas lo obtenido al dividendo.
  7. Por último, tendrás que bajar la siguiente cifra para repetir el mismo proceso.
Cómo enseñar divisiones | © Dreamstime.com

5

Cómo enseñar divisiones de tres cifras

En el momento en el que los niños hayan comprendido de manera perfecta las indicaciones para realizar las operaciones de los dos apartados anteriores, podrás proceder a explicarles también cómo realizar divisiones de tres cifras. Para ello, solo tendrás que seguir una serie de pasos fáciles de aplicar, por lo que presta atención y no te pierdas ninguno.

  1. En primer lugar, has de ver y comprobar cuál es el número de cifras que ostenta el divisor.
  2. Posteriormente, deberás tomar el número de cifras iguales del divisor en el propio dividendo, que puede ser de tres cifras, por ejemplo.
  3. A continuación, llegará el momento de comparar de manera precisa las cifras correspondientes al dividendo con las cifras resultantes en el divisor. En este paso, si el número perteneciente al dividendo es mayor, podrás comenzar a dividir sin ningún tipo de problemas. En el supuesto de que el numero del dividendo sea menor al número del propio divisor, será necesario que tomes de nuevo una cifra más del dividendo, con el objetivo de tener cuatro y poder realizar de manera óptima la operación.
  4. Después, divide las cifras del dividendo que correspondan entre las cifras asociadas al divisor.
  5. Por último, únicamente te quedará bajar la cifra siguiente del dividendo, al mismo tiempo que divides, tal y como se ha comentado en pasos anteriores, hasta que observes que no queda ninguna cifra más por bajar.
6

Cómo enseñar divisiones a niños

En caso de que tengas que enseñar divisiones a niños, has de tener en cuenta que, con las indicaciones mencionadas en apartados anteriores, dispones de un gran repertorio para tener éxito en esta labor. No obstante, a continuación, te vamos a explicar una serie de consejos muy útiles para que enseñes divisiones a la perfección.

Lo primero es que trates de llevar toda la teoría existente a la práctica. Es decir, para los niños resultará mucho más sencillo comprender las divisiones si lo asocian a elementos que conozcan bien. En este sentido, si tratas de emplear ejemplos gráficos como comida u objetos, resultará mucho más liviana la tarea, pues pueden relacionar los conceptos que estás explicando.

Tener siempre en mente la referencia que suponen las tablas de multiplicar también se alza como un hábito fundamental, ya que es el paso necesario para realizar divisiones sin ningún tipo de problemas.

Un truco para comprobar si hemos hecho bien la operación es multiplicar cociente y divisor y, una vez tengas el resultado, lo sumes al resto resultante. En el caso de que el número que nos dé sea el mismo que el que corresponde al dividendo, la división se habrá hecho de manera brillante.

Si tus matemáticas comienzan a flojear y no estás seguro de los cálculos que realizas, será el momento de acudir a la tecnología. En este sentido, te aconsejamos que eches un vistazo a las calculadoras de Bruneau, ya que disponen de una gran variedad, excelsa calidad y un precio irresistible.

7

Cómo enseñar divisiones a niños de primaria

En caso de que tus hijos o alumnos se encuentre en primaria, es necesario que tengas en mente una serie de consejos para que el proceso resulte lo más rápido y sencillo posible.

Lo primero de todo es que resulta fundamental afianzar los conocimientos adquiridos en el colegio, ya que se trata de operaciones que, en un principio, pueden ser complicadas al ser un mundo novedoso para los más pequeños.

Por ello, trata de dedicar ciertos momentos del día a repasar todo lo aprendido, a la par que puedes ponerles a realizar divisiones de manera adicional. Ello no quiere decir que estés constantemente exigiéndoles que hagan operaciones, pues podría ser contraproducente y generar en los niños una sensación de odio hacia las matemáticas en general.

Asimismo, como se ha comentado en apartados anteriores, es necesario que muestres de manera frecuente tu apoyo cada vez que intente realizar divisiones, ya que reforzarás su autoestima y tendrán más ganas de seguir aprendiendo.

Por último, aunque se detallará en el punto siguiente, la manera más fácil de enseñar a dividir es aplicar juegos o problemas que resulten entretenidos para los niños, con el objetivo de que progresen de manera adecuada con métodos más amenos.

8

Cómo enseñar divisiones de manera divertida

Aunque se ha ido esbozando en apartados anteriores, como todos los aprendizajes en la vida, un determinado conocimiento se queda de manera más óptima si se siguen procedimientos divertidos y fáciles de recordar.

Por ello, para enseñar divisiones, existen una serie de juegos muy útiles. Por ejemplo, puedes utilizar cartas y repartirlas entre varias personas. El objetivo es que trates de inculcarles conceptos como el número de cartas y la cantidad de las mismas que han de repartir para lograr una correcta división.

Este es un método muy didáctico y divertido, en el sentido de que se potencia la inteligencia emocional, a la par que estás realizando actividades con familiares o niños de su misma condición, lo que permitirá una mayor interacción y sociabilidad.

Otro juego muy divertido es el de utilizar objetos, que pueden ser recompensas como chucherías o caramelos. El objetivo es plantearles una división a partir de estos elementos y que traten de poner en práctica los conocimientos adquiridos.

En esta línea, puedes usar esas mismas golosinas y dárselas a tus hijos, si observas que han puesto esfuerzo y dedicación, aunque no hayan logrado resolver la división de manera adecuada.

Deseamos que este artículo te haya servido para ser un experto enseñando a niños a hacer divisiones, gracias a una serie de trucos, recomendaciones y consejos para que tengas éxito. En caso de que te surja cualquier duda o pregunta, te animamos a que dejes un comentario, ya que estaremos encantados de resolver cualquier cuestión que te asalte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *