Cómo preparar hummus

Una crema muy deliciosa que cada vez está triunfando más en nuestros hogares es el hummus casero. Puedes servirlo como aperitivo o entrante, para acompañar algunos platos más elaborados o incluso para untar tus tostadas y empezar tu día con bastante energía. ¿Quieres saber cómo darle un sabor mucho más auténtico, además de añadir más nutrientes a tu dieta? Aprende cómo prepararlo tú mismo/a en casa siguiendo nuestros consejos. No pierdas ningún detalle y sigue leyendo.

  1. Qué es el hummus
  2. Qué propiedades tiene el hummus
  3. Cómo preparar hummus casero
  4. Cómo hacer hummus saludable
  5. Cómo preparar hummus árabe
  6. Cómo hacer hummus con harina de garbanzos
  7. Cómo preparar hummus de berenjena
  8. Cómo preparar hummus de lentejas
  9. Cómo hacer hummus de aguacate
  10. Cómo hacer hummus de remolacha
  11. Con qué acompañar el hummus
  12. Preparar carne para hummus
  13. Cómo conservar el hummus casero
Cómo preparar hummus | © Dreamstime.com

1

Qué es el hummus

El hummus es una crema de puré de garbanzos cocidos, a la que le puedes añadir diferentes ingredientes para darle distintos sabores.

La receta original lleva tahina o tahini, una pasta hecha a partir de semillas de sésamo molidas, pero también puedes no agregarla.

Se trata de uno de los platos más típicos de la cultura árabe, conocido como hummus bi tahina (garbanzo de tahina). Aunque su origen es algo polémico, se le atribuye al Antiguo Egipto, siendo muy tradicional también en países como Líbano o Palestina.

La forma de servirlo en la mesa cambia según las costumbres de cada zona geográfica pero la forma más habitual, sin duda, es prepararlo con trozos pequeños de pan y comerlo con la mano.

Es un plato que puede ser una muy buena opción para personas veganas o intolerantes a la lactosa, ya que sus ingredientes son totalmente de origen vegetal.

2

Qué propiedades tiene el hummus

La crema de hummus es mucho más sana y energética que otros snacks entre horas y también te sacia, por lo que puede ser interesante consumirla de vez en cuando.

Su ingrediente principal son los garbanzos, así que ya te podrás imaginar la cantidad de beneficios que aportan a tu organismo. Como todas las legumbres, contienen bastante fibra y minerales como el calcio y magnesio, necesarios para fortalecer todas tus células. 

Nos ayudan a estabilizar el colesterol en la sangre y a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, entre otras. Además, contienen vitaminas B1 o B2 y otros minerales como potasio y fósforo, que favorecen las defensas del organismo.

Esta pasta originaria de Oriente Medio destaca por sus numerosas propiedades antioxidantes, que aportan ingredientes como el ajo o el limón. A su vez, favorece la digestión y mantiene a tu organismo libre de sustancias dañinas. 

También produce serotonina, la hormona de la felicidad, por lo que funciona como un antidepresivo bastante eficaz para ayudar a estabilizar tu estado anímico. Así que, ¿necesitas alguna otra razón para aprender cómo preparar esta crema?

3

Cómo preparar hummus casero

Sin duda, la mejor forma de poder disfrutar de todas sus propiedades y conseguir que el hummus no pierda su esencia es cocinarlo tú mismo/a en casa. Es una receta bastante sencilla, por lo que tampoco te quitará mucho tiempo. Te aconsejamos que sigas paso a paso el proceso de elaboración.

Ingredientes:

  • 500g de garbanzos
  • medio limón
  • una o dos cucharadas de tahina
  • aceite de oliva virgen extra
  • un diente de ajo
  • sal

Date cuenta de que la calidad de los ingredientes hará que esté aún más deliciosa. Por lo tanto, primero te aconsejamos elegir unos buenos garbanzos. Puedes cocerlos o comprarlos ya cocidos, pero nuestra recomendación es que los cuezas si tienes tiempo, ya que con el caldo obtendrás un mejor sabor.

Calienta agua en un recipiente y cuando hierva, añádelos sin retirar la piel. También puedes cocinarlos con caldo de verduras. Cocerlos apenas te llevará 15 minutos si dispones de una buena olla. Por ejemplo, te recomendamos echarle un vistazo a estas ollas de Taurus con las que sin duda, te ahorrarás tiempo en la cocina.

Una vez listos, escúrrelos y guarda el caldo de su cocción. Después, en una batidora coloca los garbanzos cocidos y el resto de ingredientes: un diente de ajo partido, una o dos cucharadas de tahina y medio limón. Ve añadiendo poco a poco el caldo hasta que creas conveniente.

A continuación échale una o dos cucharadas de aceite, sin pasarte para que quede más ligero, y sal al gusto. Exprime con tu batidora y… ¡listo! Si quieres conseguir una buena textura para tu hummus te aconsejamos estas potentes batidoras, también de Taurus.

Al final puedes incluir en tu receta algo de pimentón y comino, además de unas hojas de perejil fresco, para mejorar tanto el sabor como la presentación de tu crema.

4

Cómo hacer hummus saludable

Aunque no lo creas, no es muy conveniente abusar de esta crema tan deliciosa, ya que querrás comértela a cucharadas. Los garbanzos también contienen carbohidratos y si los consumes en exceso pueden afectar negativamente a tu dieta.

Los ingredientes, cuanto más frescos y naturales, mucho mejor. De esta forma, te recomendamos cocer los garbanzos y no utilizar los que vienen en bote.

También puedes preparar la pasta de tahini tú mismo/a. Para su elaboración solo necesitarás semillas de sésamo, algo de aceite y sal. Las semillas suelen venir en cantidades grandes, por lo que, además, es mucho más económico. Puedes comprarlas tostadas o si no dorarlas un poco en tu sartén. 

Las mejores semillas son las de color blanco y las que están crudas, ya que le darán al hummus un sabor muy especial. Aportan una gran cantidad de proteínas vegetales, nutrientes y aceites grasos saludables, por lo que esta receta te interesa.

Cuando las tengas preparadas, échalas en una batidora y agrega muy poco de aceite. Empieza a batir y en unos segundos tendrás tu pasta de sésamo lista para mezclar con tu crema de garbanzos.

Para que tu crema sea más saludable, puedes incluir en tu receta calabacines o berenjenas asadas, ya que estarás añadiendo más vitaminas y minerales. Sirve tu hummus con palitos de zanahoria o de apio. A parte de darle un toque más fresco, su sabor os sorprenderá.

5

Cómo preparar hummus árabe

Esta crema se elaboraba anteriormente en los países de Oriente Medio de una manera muy diferente a cómo lo hacemos nosotros en la actualidad. Sin embargo, su forma tradicional de servirlo sigue siendo la misma.

Solo tendrás que añadir a tu cuenco de pasta de garbanzos y sésamo algunos trozos de pan. Puedes prepararla tanto con pan de pita o pan tostado sin levadura, o también acompañarlo con una mezcla de verduras para que no pierda esa esencia árabe.

El mezze es muy típico en algunas regiones. Se trata de una selección de entrantes o aperitivos acompañados con una infinidad de salsas, entre ellas el hummus. Se sirven en pequeños trozos que se pueden comer de un bocado y con la mano. Lo más conocido a nuestro tapeo español.

Si quieres que tu reunión de amigos sea lo más exótica posible te aconsejamos que en la mesa no falten otras cremas de origen árabe como la pasta de berenjenas asadas con semillas de sésamo o también conocido como mutabbal

También puedes incorporar otros platos típicos árabes como el falafel, que consiste en croquetas de garbanzos o los kibbes, albóndigas fritas, entre otros.

Cómo preparar hummus | © Dreamstime.com

6

Cómo hacer hummus con harina de garbanzos

Cocinar esta crema con harina de garbanzos es otra de las variedades que te puedes encontrar y también muy deliciosa. Si quieres saber cómo elaborar esta receta sigue leyendo.

Simplemente se trata de sustituir los garbanzos cocidos o servidos ya en bote por harina. Pero no vale una cualquiera, tiene que ser de garbanzos. Te preguntarás quizás, ¿dónde está la diferencia? Pues bien, en la textura de la crema.

Para prepararla hay que seguir el mismo proceso; hervir agua en una olla pero, en vez de añadir los garbanzos, agregar harina. De esta forma tendrás que echar aproximadamente unos 100 gramos. Remueve durante unos cinco minutos más o menos y retíralo. 

Luego introduce la pasta en tu batidora y empieza a batir junto con los demás ingredientes. ¿El resultado? una crema sin grumos mucho más fina.

Te recomendamos servir esta opción, por ejemplo, con algunas carnes o con pulpo a la plancha, ya que le dará un sabor muy exquisito. También puedes preparar con harina de garbanzos el falafel sustituyendo a la harina normal.

7

Cómo preparar hummus de berenjena

La berenjena es un alimento muy parecido al garbanzo por sus propiedades nutricionales. También presenta una elevada cantidad de sustancias importantes como el ácido clorogénico, además de contener muchas menos grasas. Por lo tanto, se vuelve una opción muy interesante para incluir en tu receta de hummus.

Su proceso es bastante sencillo y no es de extrañar que cada vez se elabore más en las cocinas. Le aporta un sabor muy diferente y más suave a la crema, aunque también puedes agregarle más ajo si prefieres que sea algo más intenso.

Para preparar esta variedad de hummus calienta primero el horno, y una vez que esté listo, introduce las berenjenas ya cortadas en rodajas aproximadamente entre 30 y 40 minutos. Comprueba con el tenedor que están blandas y doradas, y sácalas. 

A continuación, retírales la piel aunque puedes conservarla si quieres que aporte más nutrientes. Parte las rodajas en trozos más pequeños y échalos a la batidora. Mézclalo todo junto con el resto de ingredientes y tu pasta de hummus con berenjena estará más que lista para servir. 

Es un procedimiento algo más elaborado que podrías simplificar calentando las berenjenas en el microondas, aunque la textura no quedaría igual.

8

Cómo preparar hummus de lentejas

Para elaborar tu pasta de hummus puedes usar otras legumbres como las lentejas, una fuente muy rica sobre todo en hierro y en ácido fólico. Estos nutrientes te aportan bastante energía y te ayudan a combatir la anemia, entre otros.

Lo mejor de todo es que esta crema está bien buena, por lo que te recomendamos que no lo pienses y te lances a preparar también esta receta.

Para las cantidades que te hemos aconsejado anteriormente necesitarás unos 400 gramos más o menos de lentejas. Prepáralas exactamente igual que si fueran garbanzos; hiérvelas en una olla durante unos minutos.

Si utilizas latas en conserva, nuestra recomendación es que las laves previamente para retirarle el sabor del líquido. Pero si son lentejas naturales, mucho mejor.

Cuando las tengas listas, introdúcelas en la batidora con el resto de ingredientes. Añade sal al gusto y otras especias para darle el sabor que tú prefieras y… ¡listo! Ten a mano tus snacks favoritos para acompañar el hummus de lentejas, porque te encantará.

9

Cómo hacer hummus de aguacate

Sin duda no te imaginas lo sabrosa que puede llegar a estar esta mezcla. En este caso, no tendremos que sustituir las legumbres por el aguacate, si no que los garbanzos también vienen incluidos. Se trata de una crema muy nutritiva, tanto para tu piel como para tu organismo.

Para hacer hummus de aguacate, tendrás que cocer los garbanzos como ya te hemos explicado o retirarles el líquido una vez escurridos en agua si son de bote. Después, pela los aguacates en vertical y por la mitad, retirando el hueso.

Con una espátula retira la pulpa y sepárala de la piel. Entre otras, te recomendamos estas espátulas de AliExpress. Lo mejor de todo es la variedad de modelos para elegir, además de su precio tan económico.

El siguiente paso es introducir los garbanzos y la pulpa del aguacate en la batidora o licuadora junto con el resto de ingredientes. La diferencia es que con la licuadora te quedarán muchos menos grumos y una textura más lisa. Mézclato todo bien y ve añadiendo el caldo sobrante hasta conseguir la pasta deseada.

También puedes agregarle algunas hojas de cilantro fresco, ya que combina muy bien con el sabor del aguacate. ¿Nuestro secreto para un toque único? Añádele algo de pimienta roja molida. Te aseguramos que quedará insuperable.

10

Cómo hacer hummus de remolacha

Otra opción que también te puede aportar distintos nutrientes y sabores a tu crema es con remolacha. Seguro que sabes de qué verdura estamos hablando, ya que su color característico rojizo no pasa para nada desapercibido.

Para su proceso, necesitarás exactamente los mismos ingredientes que hemos utilizado para la receta original de hummus y una remolacha. Te recomendamos que para la misma cantidad añadas más o menos unos 200 gramos.

De esta forma, al mismo tiempo que cocemos los garbanzos, cocemos también la verdura si no viene ya de esta manera. Con un tenedor ve comprobando que esté tierna y retírala. Deja que se enfríe y después añádela en trozos en la batidora. Mezcla bien y en apenas unos segundos estará lista para servir.

También puedes añadirle algo de gazpacho ya que, aparte de darle un tono aún más rojizo y apetecible, le dará un sabor bastante más delicioso. Te recomendamos que la dejes reposar en la nevera durante unos minutos para servirla bien fría, especialmente en verano, cuando querrás probarla aún más.

El hummus de remolacha es, sin duda, una opción muy refrescante y una muy buena idea para camuflar las propiedades de las verduras si no te apasionan tanto. Tus hijos también lo disfrutarán.

Cómo preparar hummus | © Dreamstime.com

11

Con qué acompañar el hummus

Esta crema árabe tan popular puedes servirla de diferentes maneras, ahí ya dependerá de la imaginación de cada uno/a. Nosotros te recomendamos algunas ideas que pueden parecerte bastante útiles.

Aunque lo más tradicional es prepararlo con trozos de pan como en la cultura de Oriente Medio, te ofrecemos otras opciones como acompañar el hummus con nachos o patatas fritas. Sin duda una mezcla muy crujiente.

Otro consejo es que sirvas tu pasta de garbanzos casera con barritas de verduras, por ejemplo de apio o de zanahoria. No es de extrañar que esté siendo bastante popular últimamente, ya que te aseguramos que esta mezcla es espectacular, además de nutritiva.

Puedes preparar el hummus como acompañante de algunas ensaladas o pastas. Simplemente para conseguir que la crema sea más líquida, utiliza una licuadora en vez de una batidora. 

También puedes untarlo en tostadas, en tus sándwiches favoritos o incluso en tus hamburguesas, dándoles un sabor especialmente sabroso a la carne y al resto de ingredientes.

12

Preparar carne para hummus

Otra idea que puedes apuntar a tu lista de recetas de hummus es como acompañante de algunas carnes o platos más elaborados para disfrutar de una comida con tus amigos.

Entre las diferentes variedades puedes cocinar, por ejemplo, carne picada para esta pasta, muy popular también en la tradición árabe y muy sencillo de elaborar. Simplemente necesitarás agregar a tu crema de hummus unos 300 gramos.

Al mismo tiempo que cueces los garbanzos para después triturarlos en la batidora con el resto de ingredientes, fríe en una sartén la carne picada. Nosotros te recomendamos que antes dores también un poco de cebolla, para darle un sabor más sabroso.

Una vez tengas listos estos ingredientes, retíralos y sírvelos juntos en un plato con tu crema de garbanzos y semillas de sésamo. Prepárate para sorprender a tus invitados.

También puedes cocinar filetes de carne de cerdo o de ternera en un sartén, dependiendo del gusto de cada persona, y servirlo de la misma forma.

Puedes probar a cocinar hummus de patata, cuyo proceso de elaboración es el mismo pero con patata cocida. ¿El resultado? Una crema mucho más consistente y espesa. Te aseguramos que le dará un sabor muy auténtico a tu receta.

13

Cómo conservar el hummus casero

La mejor opción para servir el hummus es frío. Si quieres tenerlo preparado al instante, simplemente deja enfriar los ingredientes que has cocido antes de mezclarlos en la batidora o deja tu crema casera en la nevera algunos minutos.

Puedes almacenarla también durante más tiempo en el frigorífico pero ten en cuenta que puede perder propiedades. Aunque dura algo más que otras salsas como el guacamole, por ejemplo, no te recomendamos consumirlo después de tres días. Si además está acuoso significa que ya no se puede comer.

Congelar el hummus casero, sin duda, es una opción muy atractiva si quieres que te dure más tiempo. De esta manera, podrás guardar tu pasta de garbanzos durante varios meses sin perder su esencia. Nuestro consejo es que le eches por encima un chorro más de aceite en este caso. 

Lo más importante es que conserves tu pasta en un recipiente hermético, que no deje pasar nada de aire. Cuando vayas a consumirla, simplemente retírala del congelador un día antes y métela en la nevera. Ahí ya se irá descongelando poco a poco. Cuando la vayas a servir, remuévelo todo bien y… ¡listo!

Aunque hay una infinidad de maneras de elaborar esta crema, siempre puedes experimentar con los ingredientes y preparar tu propia receta de hummus casero. Si sigues nuestros consejos acabarás sorprendiendo a tus invitados, y te aseguramos que no dejarán de probarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *