Cómo cultivar la albahaca

La albahaca es una hierba aromática de apreciable sabor, que combina perfectamente con platos de verduras pero también con amplia variedad de carnes. A la hora de cocinar, podemos aprovecharla en muchas maneras, preferiblemente en la cocina mediterránea – y no hablamos solamente del pesto. La albahaca se planta fácilmente por eso no te sorprenderá que la podrás ver en casi todos los hogares. En este artículo te presentamos toda la información útil para poder cultivarla también en tu casa.

  1. ¿Cómo elegir la albahaca?
  2. ¿Cómo sembrar la albahaca?
  3. ¿Cómo cultivar la albahaca?
  4. ¿Dónde tener la albahaca?
  5. ¿Cómo regar la albahaca?
  6. ¿Cómo fertilizar la albahaca?
  7. ¿Cómo propagar la albahaca?
  8. ¿Cómo cortar la albahaca?
  9. ¿Cómo usar la albahaca?
  10. ¿Qué tener en cuenta al cultivar albahaca?
Cómo cultivar la albahaca

1

Cómo elegir la albahaca

Existen varios tipos, colores y sabores de albahaca. Los diferente tipos de albahaca puedes ver y oler bien por ejemplo en los mercados o tiendas especializadas de plantas. La albahaca se puede comprar también en los supermercados, pero allí suelen ofrecer la albahaca de la variedad más común, que no tiene aromas adicionales y con el color básico de las hojas.

La albahaca se puede adquirir como plántula, pero también se vende en semillas con una oferta aún más amplia. ¿Qué se suele ofrecer? Hay mucha oferta de la albahaca real, la sigue la albahaca enana, que es perfecta para tener en alféizares de ventanas de las cocinas.

Por otro lado, la albahaca sagrada es una hierba de hasta un metro de altura, adecuada para balcones o macizos de flores. La albahaca perenne conserva su aroma incluso en las hojas secas (la albahaca común no). Otra opción que crea un aspecto peculiar no solo de las ensaladas, es la albahaca roja.

Luego encontramos otros tipos de albahaca, que han sido cultivados para tener un aroma diferente al de la albahaca común. Si todavía no has probado la albahaca limón o albahaca canela, deberías hacerlo, ¡están buenísimas! Y si prefieres un toque picante, saborea la albahaca picante o busca la albahaca tailandesa.

Nuestro Tip: Para preparar tus platos favoritos utilizando la albahaca, te recomendamos que eches un ojo a la verdura de ComeFruta. Tienda que ofrece no solamente la fruta y verdura (por piezas o mix de cestas) pero también amplia variedad de embutidos, legumbres y + artículos. En ComeFruta apuestan por una agricultura sostenible y una retribución justa a agricultores y transportistas. ¡Consigue unos productos frescos a tu mesa!

Cómo cultivar la albahaca

2

Cómo sembrar la albahaca

La albahaca se siembra como cualquier otra hierba con semillas pequeñas. Primero tienes que preparar un recipiente que debe tener orificios de drenaje para que no se quede agua en él. Luego, lo llenas con sustrato de siembra, aproximadamente uno o dos centímetros por debajo del borde.

Vierte bien el sustrato y déjalo en remojo en agua durante unos diez minutos y luego le siembras las semillas de albahaca. Cubre con cuidado el recipiente añadiendo una capa de sustrato de un milímetro (nunca más alto) y presiona para que el agua penetre bien sobre las semillas y llegue a la superficie del sustrato recién vertido.

Ya no hace falta que lo riegues durante más o menos una semana. El sustrato estará lo suficientemente húmedo siempre y cuándo cubres el recipiente con papel de aluminio para crear un microclima adecuado. Luego, coloca el recipiente en un lugar más cálido – que puede ser al lado de la ventana de cocina. Pero ten cuidado, que el sol no brille demasiado – porque de este modo se podrían estropear las semillas.

Cuándo salgan las primeras hojas de la albahaca, mantenlas los primeros días debajo del papel de aluminio y así les crearás “un invernadero” e irá muy bien a la planta. Después debes ir retirando el papel de plata poco a poco, no destapar la planta en una sola vez, sino en un par de días. ¡Y ten cuidado con las fuertes corrientes del aire!

3

Cómo cultivar la albahaca

Si compras plántulas y no semillas, es mejor trasplantarlas. Si compras la albahaca en una tienda especializada de plantas, igual no hará falta. Pero la albahaca comprada en un supermercado debe cambiarse en varios recipientes o en uno muy grande. Porque la albahaca adquirida del supermercado suele ser sembrada muy densamente y se fertiliza con abundancia para que la planta en un espacio tan pequeño pueda crecer. Así que cambia el recipiente de la albahaca a uno mucho más grande. O aún mejor – te aconsejamos dividir el racimo en varios recipientes más pequeños.

Si siembras la albahaca en tu casa, igual ya estárás pensando en su sitio final cuando se convierta en una planta más grande. El procedimiento es el mismo que se recomienda para plantar otras plantas aromáticas. Primero pones el drenaje en el fondo de la maceta, luego un poco de fertilizante orgánico (pero solo un poco), pequeña cantidad de sustrato (que al momento debes regar) y le pones la albahaca.

No se recomienda plantarla muy profundamente dentro de la tierra. Tras seguir los pasos anteriores, ahora solo hace falta agregar el resto del sustrato y regarla un poco. Luego debes colocar la albahaca de nuevo en un lugar luminoso, donde podrá crecer bien y extraer energía del sol para formar sus tan apreciadas hojas aromáticas.

4

Dónde tener la albahaca

A la albahaca le gusta la luz y el calor. Pero el calor del sol que le viene detrás de la ventana suroeste no le va muy bien, mejor elige que le pegue el sol desde la ventana situada al este o al oeste. Si tienes la albahaca fuera, mejor elije un lugar bastante soleado. Es mejor cultivar la albahaca real y otras especies pequeñas de la albahaca en el interior.

Los brotes de albahaca alcanzan una longitud máxima de medio metro, lo que no será un problema detrás de una ventana u otro sitio de tu casa. ¿Y por qué decimos que es mejor plantarla en el interior de la casa? La albahaca a menudo atrae a los pulgones y los ácaros, por lo que cuándo cultivas la albahaca fuera, la pueden atacar fácilmente estos y demás insectos y plagas.

Si has comprado una albahaca sangrada u otro de los tipos de albahaca más grande, en este caso es mejor cultivarla al aire libre o en el balcón. Sin embargo, por suerte estas especias ya no son tan atractivas para los pulgones u otras plagas.

5

Cómo regar la albahaca

A la albahaca le gusta la humedad, pero cuidado con no pasarte. Riegala con una mayor dosis de agua, pero en intervalos más largos – aproximadamente una vez a la semana. También ajusta el riego a la temperatura ambiente – se recomienda regar más en verano y en invierno (si utilizar mucho la calefacción) y regar menos en la primvera y otoño – cuándo en general hace más frío.

Mantén un riego regular también en el caso del cultivo al aire libre. Si la albahaca está en el balcón o terraza, vuelve a adaptar el riego a la temperatura actual. La albahaca no debe secarse por completo ni estar en remojo durante mucho tiempo.

6

Cómo fertilizar la albahaca

No se debe utilizar mucho fertilizante, la albahaca perdería su fuerte aroma. Sí, necesita una nutrición básica, pero ninguna muy fuerte. La fertilización es suficiente aproximadamente una vez al mes, y solo con fertilizantes orgánicos. Si eliges la fertilización en forma de los palillos fertilizantes, inserta solo una pequeña parte del palillo o rómpelo en dos partes.

7

Cómo propagar la albahaca

Propagar o reproducir la albahaca es muy sencillo. Puedes hacerlo de dos maneras. La primera es a través de una ramita de la albahaca, es decir, mediante esqueje o puedes cultivarla a partir de semillas que es también una forma rápida y sencilla. Por lo general, es una hierba anual, por lo que no necesita un método de reproducción.

8

Cómo cortar la albahaca

La albahaca se corta con fines de cosecha. Si solo quieres unas pocas hojas para acompañar tu plato de pasta, simplemente coge las hojas que más te apetezcan comer. Pero si quieres, por ejemplo, preparar pesto, dónde necesitarás mucha cantidad de hojas, o si quieres cosechar la albahaca mientras está verde, te vendrán mejor utilizar las tijeras.

La albahaca puede crecer, es decir, expulsar nuevos brotes debajo del lugar donde la cortas. Pero es necesario cortar donde veas que hay tallos debajo del corte, de los cuales la albahaca podrá dejar crecer un nuevo brote. Por lo general, el tallo más bajo está a unos 5 a 10 cm por encima de la tierra. Es necesario dejar aproximadamente un centímetro por encima del tallo.

Cómo cultivar la albahaca

9

Cómo usar la albahaca

La albahaca se usa en estado crudo, cuando le da a los alimentos el mayor sabor y aroma. La añadimos a los platos calientes cuándo ya se haya terminado la cocción, siempre y cuándo sea posible. Por supuesto, no se puede agregar de tal manera a lasaña o pizza. Pero a una sopa de calabaza o salsa para el espagueti, sí. Cuanto menor sea el tiempo de cocción de la albahaca, mejor.

Otra opción es secarla y utilizar después, pero de este modo la albahaca real pierde su aroma; para este propósito, debes comprar la albahaca perenne. La albahaca clásica – real, es ideal para preparar pesto o se puede congelar.

Sí, congelar. Por varias razones, se opta por una cosecha masiva (si hay más plantas o una muy grande y ya no se nos ocurre cómo utilizar las hojas). En estos casos es mejor recoger las hojas para que no pierdan todo su aroma, color y frescura. Es mejor recoger las hojas en sus mejores condiciones y congelarlas. También se pueden triturar con un poco de aceite y sal y guardar para más tarde. De esta manera podrás aprovechar las hojas mucho mejor que si las dejarías secar en la planta.

Aprovechamos a comentarte, que en Bodum venden este “Bodum Chef Set de 5 piezas”, que incluye dos sartenes de diferentes tamaños, una maceta, una olla y cacerola. Siéntete como un chef profesional cocinando tus platos favoritos.

10

Qué tener en cuenta al cultivar albahaca

La albahaca es una hierba relativamente poco exigente de cultivar. Pero hay algunas cosas que sí podrían fastidiar su cultivo exitoso. Empezando por su adecuado riego explicado anteriormente. El riego debe ser regular y equilibrado. La planta no se puede ni secar ni estar en remojo durante mucho tiempo.

La albahaca colocada en el exterior a menudo atrae pulgones u otro tipo de insectos, por lo que es mejor cultivarla en casa detrás de la ventana y no demasiado cerca de donde se abre. Es mejor controlar las hojas con regularidad. Y en caso de que aparecen los pulgones o manchas claras en las hojas, primero de todo, quita las hojas infestadas y cosecha las sanas que están cerca.

Solo el tiempo nos dirá si el insecto está por dentro de la planta o vuelve a aparecer. Si será el caso, es mejor deshacerse de toda la planta y conseguir una planta nueva y colocarla en un lugar más protegido.

La albahaca real es una hierba anual, por lo que cuando florece, desaparecerá. Por lo tanto, no debes dejar que florezca, siempre corta las puntas de los brotes. Esto se aplica tanto al cultivo en el exterior como en casa. La albahaca que se recomienda plantar en afueras, suele ser perenne.

Si logras cortar las flores a tiempo, una generación de albahaca puede durar hasta tres años. Gradualmente irá envejeciendo desde abajo. Pero definitivamente puedes tenerla más tiempo que solo de primavera a otoño.

No consume la albahaca comprada del supermercado antes de dos o tres semanas después de trasplantarla. Tiene que “exhalar” de los fertilizantes con los que ha sido alimentada durante toda su vida. La albahaca saludable vive solo de un sustrato saludable y de fertilización orgánica (con una cantidad mínima de fertilizante).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *