Cómo cultivar geranios

El geranio es una flor de jardín icónica y hermosa. Destaca por su delicioso aroma y sus atractivas flores. Florece durante el verano y su resistencia es bastante alta, por lo que se puede cultivar en balcones, terrazas o jardines. Donde los podrás encontrar en cestas colgantes, macetas y parterres.

Originario de Sudáfrica, el geranio de jardín llegó a América del Norte desde Francia en 1786. Actualmente se cultiva en todo en mundo. Incluso como planta perenne en áreas extremadamente cálidas, como las zonas costeras del sur de California.

Pocas especies ofrecen tantas opciones como los geranios. Cuenta con más de 300 tipos, disponibles en una amplia gama de colores, tipos de floración o aromas. Las cuatro variedades más populares de geranios son: geranios zonales, geranios regal, geranios de hiedra y geranios básicos.

Plantar geranios puede resultar extremadamente fácil y gratificante. Solo necesitas algunos consejos simples, para llevar a cabo el cultivo de estas bellas plantas. A continuación te los contamos con detalle. ¿Nos acompañas?

  1. ¿Cómo cultivar geranios?
  2. ¿Cómo cultivar geranios en macetas?
  3. ¿Cómo cultivar geranios en casa?
  4. ¿Cómo cultivar geranios colgantes?
  5. ¿Cómo cultivar geranios hiedra?
  6. ¿Cómo cultivar geranios en tu jardín?
  7. ¿Cómo cultivar geranio pensamiento?
  8. ¿Cómo cuidar los geranios en invierno?
  9. ¿Cuál es el suelo que necesita un geranio?
  10. ¿Cómo y cuándo deben podarse los geranios?
Cómo cultivar geranios | © Pixabay.com

1

Cómo cultivar geranios

El geranio es la planta estrella de balcones y jardines. Su preciosa floración los meses de verano, convierte estos espacios en auténticos cuadros. El crecimiento del geranio se produce con luz y una temperatura de 16°C a 18°C, siempre que la tierra se mantenga húmeda.

Si tienes un buen sustrato mezclado con tierra conseguirás un pH ligeramente ácido, que son las condiciones óptimas para el cultivo de tus geranios. También requiere un adecuado aporte de abono. Los más indicados son abonos líquidos, que contengan nitrógeno, fósforo y potasio.

La forma más sencilla de cultivar esta planta es a través de esquejes. La época recomendada es el verano y a principios de otoño y desde inicios de febrero a mediados de marzo. Para favorecer su crecimiento, puedes cubrir la maceta con un plástico, a modo de invernadero.

2

Cómo cultivar geranios en macetas

Lo primero que debes hacer es encontrar la maceta adecuada. Es muy importante que tenga agujeros en el fondo, ya que las raíces de los geranios se pudren si se encuentran en contacto con el agua durante un período prolongado. Con un tamaño aproximado de entre 15 y 25 centímetros es suficiente.

Después debes elegir el método que deseas utilizar para plantar tus flores. El modo más sencillo para su cultivo, es usar esquejes de una planta madre o comprar plántulas en una tienda de jardinería, pero también puedes usar semillas.

Selecciona una tierra de buena calidad. Una tierra que no resulte adecuada, puede retener mucha humedad, lo que puede provocar que las raíces se pudran. Los geranios se desarrollan mejor en una tierra con buen drenaje, en especial, si contiene material orgánico.

Nuestro Tip: si estás buscando la maceta ideal para el cultivo de tus geranios, no te pierdas la sección de macetas que ofrece AliExpress. En su web encontrarás variadas opciones para adornar tu casa con tus flores preferidas.

Cómo cultivar geranios | © Pixabay.com

3

Cómo cultivar geranios en casa

Puedes plantar tu esqueje o plántula después de que la última helada haya pasado. Coge tu maceta y llénala con tierra. Es importante no echar demasiada para que las raíces de la planta tengan suficiente espacio y puedan respirar.

Cava un agujero profundo en la tierra. Debe ser lo suficientemente grande para que el sistema de raíces de la planta pueda reposar. Mueve la tierra y colócala alrededor del geranio para sostenerlo. Hazlo con mucho cuidado para no dañar el tallo, ya que esto podría debilitar la planta y exponerla a enfermedades.

Coloca tu maceta en un lugar donde reciba luz directa del sol. Los geranios necesitan entre 6 y 8 horas de exposición solar para desarrollarse. Riega la tierra sin llegar a empaparla. Y fertiliza tus geranios una vez al mes con fertilizante líquido, así lograrás que tu planta produzca muchas flores.

4

Cómo cultivar geranios colgantes

Los geranios colgantes son una de las flores más utilizadas para decorar calles y paredes. Se pueden encontrar tanto en la variedad hiedra, que es su forma más colgante, como en el tipo zonal, mucho más recto y con flores más compactas. ¡Ambos son preciosos!

La mejor opción para cultivar geranios colgantes es ubicarlos en jardineras, es muy importante que estas estén dotadas de agujeros de drenaje, que no tienen que estar situados en la base, sino ligeramente por encima.

Un buen drenaje y mucha luz, son dos aspectos fundamentales para cultivar este tipo de geranios. En cuanto a la tierra, la mejor opción es elegir un sustrato específico para geranios, de este modo te aseguras de que tu planta crezca fuerte y preciosa.

5

Cómo cultivar geranios hiedra

El geranio de hiedra o malvón hoja de roble es una especie de la familia de las Germináceas y la más cultivada de su género. Es un subarbusto de ramas delgadas, rastreras o colgantes, con flores de color rosa. Florece durante todo el año, en zonas donde no se producen heladas.

Resulta muy adecuado para su cultivo en sitios soleados, ya que necesita gran exposición al sol. Si estás en una zona con inviernos crudos, conviene protegerlo del frío extremo. Soporta suelos con poca fertilidad y poca humedad, pero no los que se inundan o con exceso de agua.

Los sustratos que te recomendamos para un buen desarrollo, son aquellos ligeramente ácidos y sueltos. Una mezcla que funciona bien es la compuesta por arena con materia orgánica y un pH de 6,5. En cuanto al riego, debes llevarlo a cabo sólo cuando la tierra esté seca.

Cómo cultivar geranios | © Pixabay.com

6

Cómo cultivar geranios en tu jardín

Los geranios son una de las platas más comunes en los jardines, esto se debe a que no presentan grandes dificultades para su cultivo y requieren muy poco mantenimiento. Es recomendable sembrarlos en primavera, después de que se produzca la última helada.

Busca una zona con buena exposición al sol, ya que la intensidad de la luz influye de forma directa en su floración. Limpia el terreno de malas hierbas y restos de cultivos anteriores, usando un arado o rastrillo, para que la tierra quede suelta.

Añade unos 5 o 10 centímetros de abono, así conseguirás los máximos nutrientes posibles. La forma más sencilla de cultivar tus geranios es mediante plántulas. Debes cavar un hoyo lo suficientemente grande, para que el cepellón crezca con holgura y  las raíces puedan desarrollarse.

Coloca tu plántula en el agujero, procurando que el cepellón no se abra ni se desmorone. Para prevenir enfermedades, evita que la tierra cubra el tallo. Cada cierto tiempo retira las flores y las partes marchitas de la planta, para que pueda crecer sana y fuerte.

7

Cómo cultivar geranio pensamiento

Los geranios pensamiento o pelargonium son ideales para ser cultivados en interiores. Las semillas deben sembrarse a finales del invierno o comienzos de la primavera. El sustrato ideal para su cultivo, es una mezcla a partes iguales de tierra para macetas, turba y perlita. Así te aseguras de tener un buen drenaje.

Coloca tu maceta en un ambiente ventilado y con buena iluminación. Los geranios necesitan pleno sol, si no reciben mucha luz, no florecerán. El exceso de riego puede provocar la pudrición de los tallos, por lo que debes regar con moderación. Los geranios odian el encharcamiento, por eso es tan importante usar un sustrato que drene bien.

Utiliza un fertilizante líquido cada 15 días, durante el tiempo de floración. La carencia de nutrientes puede provocar que crezca muy lentamente y que las flores escaseen, por eso resulta tan importante el uso de abono. Haz una poda a finales de invierno, para favorecer la aparición de brotes y usa los restos para hacer esquejes.

8

Cómo cuidar los geranios en invierno

Cuando las temperaturas empiezan a bajar, el ritmo de crecimiento de los geranios se ralentiza, las flores se marchitan y la planta se queda únicamente con las hojas para ahorrar energía. Es el momento de proporcionar los cuidados necesarios para sobrevivir a la fría estación.

Lo primero que tienes que hacer es aplicar riego moderado, cada 4 o 5 días, dependiendo de la humedad del sustrato. Para comprobarla, puedes introducir un palo delgado de madera o un medidor de humedad. Si has colocado un plato debajo de la maceta, debes quitarlo a los 15 minutos de haber regado, para retirar el agua sobrante.

Si se encuentran en exterior, debes protegerlos de las heladas. Si son frecuentes, la mejor opción es que los metas dentro de casa. Coloca la maceta en una habitación en la que entre mucha luz y esté protegida de las corrientes de aire. Si las heladas son ligeras, puedes envolver tus geranios con plástico transparente, sin olvidar hacer agujeros.

9

Cuál es el suelo que necesita un geranio

El geranio necesita un suelo dotado de un buen drenaje y bien abonado. Debes enriquecer la tierra con materia orgánica suave, usando turba o carbón vegetal. Los abonos procedentes de animales, no están recomendamos para este tipo de plantas, ya que pueden resultar abrasivos.

Conviene enriquecer el sustrato cada dos semanas y remover la tierra con cuidado, al menos una vez al mes. Si tienes un medidor de pH en casa, de tira o digital, comprueba que los valores estén entre 7 y 9, que son los adecuados para tu geranio.

Si se encuentra en una maceta, el sustrato apropiado debe contener un poco de materia orgánica y un pH ligeramente ácido. De este modo, las raíces tendrán acceso a todos los nutrientes. Debes asegurarte de que tenga un buen drenaje y un aporte periódico de fertilizante.

10

Cómo y cuándo deben podarse los geranios

La poda de los geranios es un elemento muy importante que, si no se lleva a cabo, provoca que dejen de dar sus hermosas flores. Si quieres que tus geranios estén bien cuidados, debes de realizar una poda anual, para rejuvenecer la planta y evitar que se espigue.

El mejor momento para realizar la poda es en otoño, tras la floración veraniega. Si vives en un lugar donde el invierno sea duro y se produzcan heladas, lo mejor es que esperes a principios de la primavera. Cada vez que se sequen, es conveniente que quites las hojas y las flores secas.

La poda del geranio es bastante radical, por lo que debes cortar los tallos a ras de suelo. Utiliza una tijera de podar y empieza por aquellos tallos que estén débiles o enfermos y continúa después por los tallos laterales. Así conseguirás mantener la forma deseada y fortalecer los tallos centrales.

Además de controlar el tamaño de la planta y su floración, la poda también sirve para que la planta tenga más energía. Además, de los tallos podados, puedes hacer esquejes para crear nuevas plantas. Solo tienes que coger un esqueje, reducir la superficie de las hojas a la mitad y colocarlo directamente en el sustrato.

Nuestro Tip: para realizar tu poda de la forma adecuada, necesitas contar con la herramienta necesaria. En la sección de jardinería de Banggood, podrás encontrar todo lo necesario para que tu poda sea un éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *