Cómo elegir jamón

De bellota, ibérico, de cebo… Es el producto típico por excelencia de nuestro país y degustarlo se convierte en un verdadero placer para los sentidos. Pero, ¿sabrías diferenciar cada variedad sólo con el paladar? Para evitar que te den gato por liebre, es importante conocer todos los tipos de jamón que existen y cómo deben estar etiquetados. Si quieres descubrir los secretos de este delicioso manjar, no dejes de leer este artículo. Te desvelamos todas claves, para disfrutar de este suculento bocado como lo hace un auténtico gourmet.

  1. ¿Cómo elegir jamón?
  2. ¿Cómo elegir jamonero?
  3. ¿Cómo elegir jamón ibérico?
  4. ¿Cómo elegir jamón serrano?
  5. ¿Cómo elegir cuchillo jamonero?
  6. ¿Cómo elegir un buen jamón?
  7. ¿Cómo elegir un buen jamón Ibérico?
  8. ¿Cómo elegir un buen jamón ibérico de cebo?
  9. ¿Cómo elegir un buen jamón ibérico de bellota?
  10. ¿Cómo elegir un buen jamón cocido?

Cómo elegir jamón | © Pixabay.com

1

Cómo elegir jamón

Reconocer la calidad del jamón es esencial para escoger una buena pieza. Existe una enorme diferencia entre las distintas vatiedades. Por eso, lo ideal para acertar al comprar un jamón, es poder probarlo antes. Pero si esto no es posible, debes tener en cuenta una serie de características externas que te pueden ayudar con la elección perfecta:

El etiquetado

Un jamón es una pierna de cerdo curada con sal, que se clasifica en función de la raza y del tipo de alimentación que recibe el cerdo. Para considerarse jamón serrano, debe tener al menos siete meses de curación. Sólo a partir de los veinte meses puede etiquetarse como Ibérico, la raza por excelencia.

El aspecto externo

El detalle que mejor distingue a un jamón de calidad no es el color de la pezuña, sino que la pata sea fina. Además, los cerdos ibéricos tienen las pezuñas más desgastadas, ya que pasan su vida caminando. Es importante que la pieza sea homogénea, tanto en la superficie como en el color.

La piel debe estar arrugada, lo que indica que ha terminado el proceso de curación y la grasa está muy pegada a la carne. Si es posible tocar el jamón, lo perfecto es hundir el dedo y si la piel cede fácilmente, es que la grasa es prácticamente aceite. Lo que indica que está bien curado y es de bellota.

El aspecto interno

El signo más claro de que un jamón es bueno es que tenga grasa infiltrada. Si el color del jamón no es verdaderamente rojo, tirando a brillante, es que no se trata de una buena pieza. Se el tono es tirando a granate, denota que el jamón no se encuentra en las mejores condiciones.

2

Cómo elegir jamonero

Si quieres cortar lonchas finas y jugosas con seguridad, es muy importante que cuentes con un buen soporte. El jamonero, junto a un buen cuchillo, es un elemento indispensable para cortar bien el jamón. Te damos algunos consejos básicos para encontrar el soporte adecuado:

Estabilidad

Es muy importante que el jamón no se deslice mientras lo estás cortando, por eso la estabilidad es el primer factor clave. Los jamoneros ligeros resultan más manejables, pero también son más inestables. Un jamonero con una base gruesa, tendrá la estabilidad que necesitas.

Material

La calidad es muy importante, por eso te recomendamos comprar un jamonero de acero inoxidable. Si lo eliges con la base de madera, tendrá una buena estabilidad y un coste intermedio. Si la base es de plástico, será más económico, pero tendrá mayor inestabilidad.

Precio

Cómo ya te hemos contado, normalmente el precio está ligado al tipo de material con el que está fabricado. Si la base es de madera maciza, será más caro. También existen algunos modelos que cuentan con un diseño más novedoso, lo que hace que el precio se incremente.

Pincho de sujeción

Es importante que busques un jamonero que tenga un pincho giratorio en la parte superior,  de esta manera podrás fijar con comodidad la contramaza o la babilla. Esta parte del jamonero es fundamental para fijar tu pieza de una forma más sencilla.

Limpieza

El jamonero es una herramienta que, si lo limpias correctamente, puede durar bastante tiempo. Basta con que pases un trapo limpio húmedo bañado con agua, jabón y vinagre. Después, acláralo con otro trapo mojado en agua y sécalo con detenimiento, así evitarás que se estropee.

Nuestro Tip: si quieres encontrar el soporte perfecto, entra en la sección dedicada a jamoneros de Ferreterías Industriales y elige el que mejor se ajuste a tus necesidades.

3

Cómo elegir jamón ibérico

Para distinguir un jamón iberico debes fijarte en dos aspectos fundamentales: la clasificación de la raza y la alimentación que ha recibido el cerdo. Atendiendo a la pureza de su raza, existen los siguientes tipos de cerdos:

  • Cerdos 100% ibéricos: aquellos procedentes de padre y madre 100% ibéricos
  • Cerdos 75% ibéricos: son los cerdos que proceden de madre de pura raza ibérica y padre 50% ibérico
  • Cerdos 50% ibéricos: madre 100% ibérica y padre procedente de cualquiera de las razas de cerdo blanco

Así mismo, existen tres tipos de jamón ibérico en función de la alimentación que ha recibido el animal a lo largo de su vida:

  • De bellota: si durante el período de montanera, el animal sólo ha consumido bellotas, hierbas u otros frutos de la dehesa
  • De cebo de campo: si el animal ha estado en el campo en libertad, alimentándose de piensos procedentes de cereales, de hierbas y frutos
  • De cebo: en este caso, el animal sólo se ha alimentado de piensos elaborados con cereales y leguminosas
4

Cómo elegir jamón serrano

Lo primero que debes comprobar al elegir tu pieza, es que en la etiqueta figura la denominación “jamón serrano” y los meses de curación. En este caso, el tiempo de curación tiene que ser superior a los siete meses, que aparecerá grabado a fuego o con tinta, en la parte posterior.

Después, debes observar las características externas, empezando por la zona de la pata o codillo. Esta debe estar bien rellena de músculo y grasa. Y tener una forma redondeada, sin presentar hendiduras, que podrían indicar un excesivo tiempo de curación y un posible endurecimiento.

La cara muscular debe presentar homogeneidad, tanto en la superficie como en el color. La parte más ancha o tapa del jamón debe estar cubierta de grasa o tocino, con un espesor de al menos un centímetro y medio. El color de la grasa debe ser de un tono brillante, blanco amarillento.

Cómo elegir jamón | © Pixabay.com

5

Cómo elegir cuchillo jamonero

Para poder disfrutar al máximo del sabor y la textura de tu jamón, no sólo cuenta la calidad del producto, también el tipo de cuchillo que vayas a utilizar. Si quieres conseguir el corte perfecto, debes conocer las características básicas que tiene un buen cuchillo jamonero 🔪.

  • Tamaño de la hoja: debe ser de entre 24 y 30 centímetros, dependiendo de la pieza, mientras que la anchura debe medir de 2 a 3 centímetros
  • Cuchillo flexible: uno de los requisitos fundamentales es que la hoja sea flexible, esto te permitirá cortar lonchas muy finas de manera precisa
  • Hoja lisa o con alveolos: este tipo de hoja permite la entrada de aire, para obtener un corte fino y delicado, sin que la loncha se quede pegada al cuchillo
  • Punta redonda o afilada: tradicionalmente los cuchillos jamoneros acababan en punta, pero hoy en día ya puedes encontrar cuchillos con punta redondeada, que no afecta al corte y lo dota de mayor seguridad
  • Material del mango: puede ser de madera, acero inoxidable, plástico o material sintético. Lo importante es que sea ligero, ergonómico, resistente y te resulte cómodo

Y lo más importante, no olvides afilar bien tu cuchillo antes de proceder al corte del jamón. Y coloca la pieza en un soporte jamonero, que sea estable y te permita cortar de una forma cómoda y segura. ¡Y así podrás obtener esas lonchas finas y largas que tanto te gustan!

Nuestro Tip: para cortar tu jamón como un auténtico profesional, necesitas mantener tu cuchillo bien afilado. En la sección dedicada a la cocina de Ehs.tv, podrás adquirir un afilador de cuchillos muy práctico y cómodo, que alargará la vida de tu cuchillo, dejándolo como nuevo.

6

Cómo elegir un buen jamón

Para elegir un buen jamón es importante tener claro los tipos de jamón que existen y cómo deben estar etiquetados según la normativa. Los conceptos claves que debes conocer, además de la raza del cerdo y el tipo de alimentación, son el tipo de etiquetaje y las características del jamón.

El precinto negro se usa sólo para el jamón de bellota 100% de raza iberica, de cerdos criados en dehesas. La etiqueta roja, identifica el jamón ibérico que procede de cerdos cruzados con Duroc y criados con bellotas. El precinto verde marca los jamones de cerdos con pureza de raza, alimentados con pastos naturales y piensos. La etiqueta blanca se usa para cerdos alimentados con cebo, en régimen intensivo.

A la hora de elegir entre un jamón y una paletilla, debes saber que esta última tiene más hueso, lo que la hace más sabrosa y de gusto más intenso. Al tener menos carne, los sabores y aromas se absorben mejor. No obstante el jamón, te permite experimentar un mayor abanico de gustos y texturas, al contar con muchas zonas diferentes 🐖.

Cómo elegir jamón | © Pixabay.com

7

Cómo elegir un buen jamón ibérico

Lo primero en lo que te debes fijar es en color de la pezuña, la uña debe ser negra, de ahí la típica expresión de “pata negra”. Lo segundo es el grosor de la pata o diámetro del tobillo, cuanto más estrecha, mejor. Lo tercero es el peso, lo ideal es entre 7,5 y 8,5 kg. Por último, debe tener una buena curación, los ibéricos puros tienen un sabor más profundo.

A la hora de comprar jamón ibérico debes fijarte en la etiqueta. Si es blanca, quiere decir que es jamón ibérico de cebo, no de bellota y ha sido alimentado por pienso. En cambio, si es roja indica que tiene entre un 50% y un 75% de ibérico de pura raza. Si es negra, es 100% ibérico, jamón ibérico de bellota.

Cuando abras el jamón, debes observar las vetas de grasa que se encuentran alrededor de la parte magra. Si el color es rosado y las vetas blancas forman rayas en toda la pieza, es que es 100% ibérico. Debe tener un color cereza y un bloque de grasa que no esté mezclado con el resto.

Nuestro Tip: si quieres adquirir un jamón ibérico de calidad y sin moverte de casa, en la web de Exquisitoo encontrarás una sección dedicada al jamón ibérico, donde podrás encontrar una variada selección de piezas de excelente calidad, a un precio muy competitivo.

8

Cómo elegir un buen jamón ibérico de cebo

El jamón ibérico de cebo procede de cerdos ibéricos, lo que significa que su madre es ibérica pura y su padre de raza Duroc. Este tipo de cerdos se alimentan con cereales, piensos y legumbres, hasta que alcanzan un determinado peso, lo que les aporta un punto de grasa único.

Para distinguir un jamón ibérico de cebo sólo tienes que fijarte en que tenga una etiqueta blanca, que certifica el origen de la pieza y su alimentación. Este tipo de jamones tienen una textura especialmente jugosa y un sabor muy agradable al paladar, poco salado y con gran aroma.

Para distinguir un buen jamón ibérico de cebo ya cortado, lo primero en lo que debes fijarte es en la grasa. Debe ser blanca, no amarillenta y tener un aspecto especialmente brillante. Además, si lo puedes probar, su sabor debe ser jugoso, poco salado y tener una textura poco fibrosa.

9

Cómo elegir un buen jamón ibérico de bellota

Además de comprobar que el jamón dispone del precinto oficial, negro con el logo de ASICI para el jamón de bellota ibérico 100% o rojo, para el jamón de bellota ibérico 50% o 75%, debes conocer algunas características que resultan muy útiles para elegir la pieza perfecta:

  • Caña estrecha: los cerdos de raza ibérica pura tienen la caña y la pezuña muy estrechas
  • Elasticidad de la grasa: el ácido oleico que contiene la bellota, se transmite al animal a través de la ingesta. Esta característica se puede detectar en la cara posterior del jamón. Al palpar la grasa trasera, se aprecia una textura elástica y flexible.
  • El MAPA: es un sello grabado a fuego que lleva en la zona posterior, en la corteza del jamón. Nos revela el tipo de curación y la fecha de matanza del animal. Lo normal establece el sacrificio entre el 15 de diciembre y el 31 de marzo
  • Color: una vez abierto, el jamón puro de bellota tiene un tono en la carne tirando a burdeos, con un brillo veteado, debido a la grasa de la bellota
  • Puntitos blancos: otra característica es que contenga cristales de tirosina, que aseguran una buena y lenta curación natural de la pieza

 

10

Cómo elegir un buen jamón cocido

Hoy en día existen en el mercado múltiples opciones, lo que hace que elegir un buen jamón se convierta en una tarea realmente difícil. Podrás encontrar multitud de marcas y denominaciones distintas, como jamón cocido extra, paleta cocida extra, fiambre de jamón, etc.

Para hacer una buena selección y saber cómo elegir un buen jamón cocido, debes prestar atención a los siguientes consejos:

  • Tienes que buscar en la etiqueta de productos el porcentaje de carne que contiene. Debe tener más del 75% de carne, o se considera fiambre y no jamón
  • Debes observar que la textura sea de carne
  • Debe apreciarse el músculo, vetas finas y matices en los colores. Un buen jamón cocido tiene un color rosa pálido 🐷
  • Procura que no tenga fécula ni proteínas vegetales en su composición, lo que significa que contiene mayor cantidad de agua y menos carne
  • Selecciona siempre las versiones más bajas en sodio y azúcares añadidos
  • Y recuerda siempre que la mejor opción es el jamón cocido extra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *