Cómo tomar kéfir

Una de las ideas más innovadoras para tus recetas más suculentas de postres es el kéfir, el cual está creciendo cada vez más en las cocinas y no es de extrañar para nada, ya que te aseguramos que su textura y su sabor marcarán la esencia de tus platos. A su vez, las distintas formas de prepararlo lo convierten en una alternativa ideal para cualquier ocasión.

Ya seas más de consumir fruta después de tus comidas o de disfrutar de un buen yogurt entre horas, las diferentes opciones que te proponemos en este artículo para tomar kéfir sin duda te encantarán. ¿Te gustaría descubrirlas? ¡No te vayas todavía! A continuación te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta auténtica delicia. ¡Sigue leyendo!

  1. Qué es el kéfir
  2. Beneficios del kéfir
  3. Cómo hacer kéfir
  4. Para qué es bueno el kéfir
  5. Cuánto kéfir tomar al día
  6. Cómo tomar kéfir para el estreñimiento
  7. Cómo preparar kéfir
  8. Hacer kéfir de leche
  9. Cómo preparar kéfir de agua

Cómo tomar kéfir | © Pixabay.com

1

Qué es el kéfir

Se trata ni más ni menos de la sustancia que se obtiene a través de la fermentación de la leche. ¿Te apasiona tanto el yogurt como a nosotros? Entonces se convertirá en tu aliado favorito.

Debes saber que su textura no es tan ligera como ese postre pero, aún así, es una alternativa que te encantará. Además, su inconfundible sabor le aporta un aroma único al que tu paladar no podrá resistirse. ¿Por qué no lo pruebas hoy mismo?

El origen del kéfir se remonta al Cáucaso y su denominación procede de una palabra turca bastante similar, que traducida al español significaría sentirse bien, y no podría ser de otra forma, ya que la sensación que deja este postre es indudablemente de las mejores.

Por su parte, la población de esta zona geográfica es una prueba real de ello, ya que está considerada de ser una de las más longevas en todo el mundo y en gran parte se debe al consumo del kéfir, razón por la cual no deja de extenderse en la actualidad.

Aunque lo más común es que esta bebida más densa de lo normal se prepare con leche, también puedes encontrar algunas variantes elaboradas con agua, ¡incluso azucarada! Si quieres conocer por qué es beneficiosa para tu salud, no te pierdas la siguiente información.

2

Beneficios del kéfir

Gracias a su gran variedad de propiedades favorables para tu organismo, este alimento tan parecido al yogurt no puede ser una opción más healthy. ¡Te contamos por qué!

  • Como ya hemos comentado es una fuente absoluta de juventud, ya que uno de los beneficios del kéfir es que ayuda a que las células de tu cuerpo se regeneren con mayor facilidad.
  • ¿Sufres problemas digestivos? Consumirlo con frecuencia te ayudará a nivelar la absorción de nutrientes y a hacerlo de forma correcta.
  • A su vez, es un potente antioxidante, ya que te limpiará tanto por dentro como fuera.
  • Ideal también si tienes problemas de estreñimiento. ¡Regula tu flora!

Esta sustancia láctea está formada por una gran variedad de bacterias benignas, con las que preservarás el sistema inmunológico en perfecto estado y evitarás resfriados y enfermedades. ¡Súmate a los beneficios del kéfir!

Además de los distintos probióticos que contiene este alimento, también te aportará otra clase específica de nutrientes como calcio, magnesio y vitamina B12, todos ellos esenciales para mantener tu organismo sano y fuerte.

3

Cómo hacer kéfir

Aunque puedes encontrar actualmente en muchos supermercados kéfir ya hecho, siempre puedes preparar tu propia receta casera. De esta forma, su sabor será mucho más auténtico.

Sigue leyendo porque te damos algunos trucos para conseguir una mezcla perfecta. ¡Descubre nuestros tips!

Tips

  • Cuanto más tiempo lo dejes reposar, más ácido te sabrá. Te recomendamos para empezar como mucho unas 24 horas.
  • Eso sí; al fermentar no lo tapes del todo.
  • El plástico será tu aliado, ya que si utilizas otros materiales como el metal los nódulos podrían perder sus propiedades. ¿Has probado ya los nuevos coladores de Joom? En su página web a su vez descubrirás ofertas muy exclusivas.
  • Endulza tu kéfir con azúcar moreno en vez de azúcar normal y obtén un resultado mucho más apetecible.
  • En cualquier caso, para hacer kéfir intenta que tu mezcla no supere los 2 días de fermentación.
4

Para qué es bueno el kéfir

Como ya se ha detallado previamente, el kéfir tiene propiedades muy saludables que no solo harán que te sientas mejor en general en tu día a día, si no que también reforzarán tu sistema inmunológico.

Si te preguntas para qué es bueno el kéfir, déjanos decirte que lo más nutritivo se encuentra en sus bacterias. Por lo tanto, si vas a preparar una receta casera, te aconsejamos que no dejes fermentar demasiado tu masa para no matarlas del todo.

¿Alguna vez has tenido anemia o bajadas de tensión? Si estos periodos se repiten con frecuencia igual te conviene añadir un poco de esta sustancia tan parecida al yogurt a tu dieta alimentaria y, así, contrarrestarlo.

En general, el kéfir también es bueno para concentrarte más rápido, por lo que si estás en periodo de exámenes o simplemente quieres cuidar tu salud mental, utilízalo en tu día a día. ¡Notarás sus efectos!

No pasará nada porque comas algún día medio vaso de kéfir; de hecho, esto mejorará también tu salud física y ayudará a incrementar el nivel de elasticidad en tu piel. Por lo tanto, empieza a tomar kéfir y siéntete más joven.

5

Cuánto kéfir tomar al día

A estas alturas ya sabrás de sobra que todo en exceso no es muy recomendable, ¡y con el kéfir no iba a ser menos! Por lo tanto, asegúrate de que no consumes demasiado, aunque te acabes convirtiendo en todo un adicto a él.

En el caso contrario, podrías llegar a sufrir alteraciones intestinales o incluso una diarrea algo difícil de tratar, así que evítalo a toda costa y simplemente reduce su ingesta.

Los vómitos son otra de las consecuencias negativas del abuso de este alimento originario del Cáucaso. ¿Además has cogido recientemente un resfriado o sientes malestar general? Con razón de más para no comer tanto y controlar cuánto kéfir tomar al día.

Además, ten en cuenta que tendrás que conservarlo en un lugar bastante acondicionado para ello y alejado del calor como, por ejemplo, en tu nevera, ya que, si lo calientas o le da el sol, su estado empeorará y dejará de ser comestible.

Nuestro Tip: consume tu mezcla casera con moderación y días salteados, y empieza, a su vez, con medio vaso para que te vayas acostumbrando a su sabor tan especial.

6

Cómo tomar kéfir para el estreñimiento

¿Te gustan los sabores ácidos e intensos? Entonces estás de suerte; el kéfir te encantará. En el caso contrario no te preocupes, pues te ofrecemos los mejores consejos para que lo disfrutes igualmente.

Si además llevas varios días con problemas de digestión estomacal, te aseguramos que se va a convertir en tu aliado perfecto. Descubre cómo tomar kéfir para el estreñimiento:

  • ¡Fácil! En el caso de que vayas a preparar tú misma/o la receta, acuérdate de fermentar la leche y dejar los nódulos más de 24 horas; así el efecto laxante será mayor.
  • Nuestro consejo es que prepares kéfir de agua, pero ten en cuenta que el sabor será diferente.
  • Hazlo especialmente si eres intolerable a la lactosa.
  • Mezcla otro tipo de alimentos laxantes como el kiwi o la avena.
  • Prueba a añadir, incluso, medicamentos y sustancias más específicas para ello que podrás encontrar fácilmente en tu farmacia más cercana.
7

Cómo preparar kéfir

El sabor de esta especie de hongo, ya sea de leche o de agua, se adaptará muy bien a cualquier textura. Entre todas las ideas de recetas posibles, te recomendamos las siguientes:

Tips

  • Usa el resultado de tu mezcla casera de leche para sustituirlo por el yogurt en tus postres. Añade, además, toppings como arándanos, fresas o muesli y disfruta de su sabor crujiente.
  • Si lo prefieres, prepara kéfir y consúmelo solo en frío nada más sacarlo de la nevera. ¡Una opción refrescante!
  • Hazte batidos y smoothies con tu pieza de fruta favorita.
  • Los zumos también son una alternativa deliciosa en los que incluir tu kéfir de agua.
  • En el caso de que prefieras añadirlo en tus aperitivos, siempre puedes untarlo en tostar y panecillos. Prueba diferentes sabores y elabora una receta propia.
  • ¿Por qué no untas en pan también tu kéfir para preparar sándwiches? En la tienda online de Regalos Miguel encontrarás sandwicheras y otros utensilios de cocina a precios bastante asequibles por si necesitas renovarlos.
8

Hacer kéfir de leche

El método de preparación más usual es hacerlo con leche. ¿Te gustaría saber exactamente qué proceso llevamos a cabo nosotros? ¡No dejes de leer!

Para ello necesitarás únicamente los siguientes ingredientes que te detallamos a continuación, así asegúrate de conseguirlos antes de ponerte manos a la obra, y de que sean los más frescos posible:

Ingredientes

  • 1 l de leche entera
  • 100 gr de nódulos de kéfir de leche, ¡muy importante!

Receta

  1. Agrega el kéfir junto con la leche en un tarro de cristal o vidrio del que dispongas por casa.
  2. Ciérralo con un tapón de plástico a ser posible, y deja que fermente en un lugar seco.
  3. A partir de las 24 horas ya podrás retirarlo, aunque podrías excederte sin problemas un poco más.
  4. En cualquier caso, sabrás que tu kéfir esta listo cuando los granos queden en la superficie.
  5. Pásalo por un colador para retirar restos y… ¡c’est fini!

Ten en cuenta que tu mezcla durará como mucho 3 semanas siempre que la conserves en frío en la nevera y en un recipiente específico para ello.

9

Cómo preparar kéfir de agua

Otra opción es elaborar tu propia bebida azucarada con el hongo de kéfir para seguir disfrutando de todos sus beneficios. ¡Anota nuestra receta!

Ingredientes

  1. 100 gr de nódulos de kéfir de agua
  2. 1 litro de agua
  3. Algunas pasas
  4. Zumo de medio limón
  5. 50 gr de azúcar

Utensilios

  • Un embudo
  • Un colador
  • Un bol bastante grande
  • Una cuchara
  • Un tarro de cristal

Receta

  1. Mezcla los granos de kéfir con agua y el resto de ingredientes en tu tarro.
  2. A continuación, déjalos que fermenten a temperatura ambiente durante 48 horas.
  3. ¿Ya ha pasado ese tiempo? Entonces ahora procede a colar los nódulos y pon el cuenco debajo para que caiga la mezcla, quitando las pasas.
  4. Llena otro bol de agua y añade el kéfir para limpiarlo bien, y resérvalo.
  5. En tu tarro vierte el zumo de medio limón junto con otro litro de agua y el endulzante, sin olvidarte de tu hongo.

Remueve todo bien y deja que tu bebida se conserve fuera de la nevera. Después de 2 días, ya tendrás listo tu kéfir de agua para disfrutar cómo tú quieras. ¿Cuándo vas a ponerlo en práctica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *